El 70% de los hogares de EE.UU. dan dinero para alguna causa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ted Turner, principal accionista del grupo de comunicación Time Warner y fundador de la CNN, acaba de anunciar una donación de 1.000 millones de dólares a la ONU, que hará efectiva a lo largo de un decenio, a razón de 100 millones de dólares por año. Turner -cuya fortuna personal es de unos 3.200 millones de dólares- ha superado a los célebres filántropos John D. Rockefeller y Andrew Carnegie -que dieron más, pero a múltiples causas y a lo largo de muchos años- y al financiero de origen húngaro Georges Soros, que donó 350 millones de dólares el año pasado. Pero lo que en realidad convierte a Estados Unidos en el país más generoso del planeta es que casi el 70% de los hogares dan dinero.

El año pasado, informa Newsweek (29-IX-97), los estadounidenses donaron con fines caritativos 150.700 millones de dólares, equivalente al Producto Interior Bruto de un país como Turquía. Sólo el 20% procedió de grandes fundaciones, como Ford o Rockefeller; el 80% restante salió de los bolsillos de particulares. Y no sólo de los ricos: casi siete de cada diez hogares contribuyeron a alguna causa con un donativo medio de 1.017 dólares.

Aunque el porcentaje de los ingresos personales que se dedica a donaciones no ha variado mucho en los últimos años, ahora los donantes prefieren subvencionar proyectos concretos y ver los resultados. En cuanto al destino, el 46% de las contribuciones del año pasado recayeron en iglesias y organizaciones religiosas. El 13% fue a educación, si bien las universidades se llevan tres cuartos de esa cantidad; el 9% a salud; el 8% a “servicios humanitarios”, de donde se deduce que los donantes prefieren ayudar a los necesitados más bien a través de las iglesias y organizaciones religiosas; el 7% a cultura; el 6% a fundaciones; y el resto a proyectos ecologistas, conflictos internacionales, etc.

Las fundaciones y empresas privadas destinaron sus contribuciones a las mismas áreas, aunque en porcentajes muy distintos. Así, el 25% de sus donativos recayeron en educación; el 17% en “servicios humanitarios”; el 17% en salud; el 12% en cultura; y el resto en medio ambiente, ciencia, conflictos internacionales, religión y ciencias sociales.

Los tres primeros filántropos de 1996 fueron Georges Soros (350 millones de dólares), L.S. Skaggs (155 millones) y Bill Gates (135 millones). Este año, Ted Turner, a parte del donativo de 1.000 millones a la ONU, ha dado varios millones más a instituciones como Smithsonian, Planned Parenthood, Greenpeace, etc., a través de la fundación Turner.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares