Vivir cerca de centrales nucleares no aumenta el riesgo de cáncer

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Consejo de Seguridad Nuclear de España (CSN) y el Instituto de Salud Carlos III han presentado las conclusiones de un estudio sobre el impacto radiológico de las instalaciones nucleares en la salud de la población más próxima.

El trabajo epidemiológico, encargado por el Parlamento al Gobierno, en diciembre de 2005, incluye todas las instalaciones nucleares y sus entornos más próximos hasta alcanzar la cifra de 1.000 poblaciones. Las conclusiones a las que ha llegado el estudio, según la información publicada por el CSN en su página web, son que las dosis estimadas acumuladas que habría recibido la población de las áreas de estudio a causa del funcionamiento de las instalaciones son muy reducidas, y están muy por debajo de los niveles que podrían afectar a la salud de las personas.

No se ha detectado un incremento de la mortalidad por cáncer asociada al funcionamiento de las instalaciones. Se han encontrado algunas asociaciones puntuales pero no han podido ser atribuidas a la exposición derivada del funcionamiento de las instalaciones. Y no se han detectado incrementos de mortalidad por cáncer debidos a la radicación natural.

Para garantizar la independencia del estudio se constituyó un Comité Consultivo formado por un amplio abanico de organizaciones: autoridades sanitarias de todas las Comunidades Autónomas afectadas por el alcance territorial del estudio, organizaciones sindicales, autoridades municipales, compañías propietarias de las instalaciones, organizaciones de defensa de la prevención del medio ambiente y seis expertos independientes (epidemiología, radiobiología y protección radiológica), junto con los representantes del Instituto de Salud Carlos III y del CSN.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares