Un ordenador portátil barato para niños de países pobres

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Interpretando al modo de hoy aquello de “no les des un pescado, sino enséñales a pescar”, un grupo de profesores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), de Boston, ha creado una organización sin ánimo de lucro que fabricará ordenadores portátiles por 100 dólares (75,27€), con la intención de que sean la caña con la que niños y niñas de países en desarrollo pesquen una educación.

One Laptop Per Child (OLPC, “Un portátil por niño”) está presidida por Nicholas Negroponte, investigador informático y miembro emérito del MIT. La iniciativa, que fue acogida con completo escepticismo por el sector tecnológico, ha tomado cuerpo y está dando sus primeros pasos.

Por ahora, ya hay compromiso de diferentes países para fabricar tres millones de estos aparatos. Entre los peticionarios se cuentan al menos un país de África, otro de Hispanoamérica y otro de Asia. Para comenzar la producción, que se hará en Taiwan, es necesario abaratar los costes con la fabricación de un mínimo de cinco millones, cifra de pedidos que la OLPC espera alcanzar a mediados de 2007. En cualquier caso, por ahora cada ordenador tendrá un precio de 150 dólares (113 €); se calcula que a finales de 2008 se llegaría a los 100 dólares deseados.

Las mayores críticas fueron inicialmente las de quienes decían que hoy por hoy es imposible hacer un ordenador por ese precio. Sin embargo, el empeño de los creadores del proyecto ha desmentido tales objeciones creando el XO-1. Físicamente, es un ordenador portátil de aspecto infantil con pantalla de 7,5 pulgadas (19 cms) que consume 2 vatios de potencia frente a los 25 ó 45 de los portátiles convencionales, y cuenta con una potente antena Wi-Fi de entre 500 y 800 metros de alcance, además de cámara y micrófono.

Por material y diseño, el XO-1 está pensado para resistir al polvo, a la arena, al agua y los golpes. Por ello, no tiene disco duro sino una memoria integrada. Pero, ¿qué pasa con la multitud de escuelas y hogares en estos países donde no hay electricidad? Cada aparato contará con un mecanismo para producir electricidad. Se ha probado con una manivela, pero sería demasiado frágil. Una de las alternativas estudiadas es un pedal.

¿Gasto inútil?

El software utilizado está basado en el sistema operativo gratuito Linux, y cuenta con un sencillo procesador de textos, un buscador de Internet y algunos programas de aprendizaje. Para el correo electrónico se usa el servicio Gmail de Google, empresa que junto con eBay y la News Corp de Murdoch, asegura la inversión en el proyecto. La interfaz (la forma que el ordenador utiliza para ofrecer sus servicios al usuario y comunicarse con él) está diseñada con la intención de dar a los usuarios una visión más sencilla de los programas que la tradicional disposición en iconos.

Bill Gates se preguntaba si la idea es “simplemente tomar lo que hacemos en el mundo rico y subvencionar su uso en el mundo en desarrollo”.

El ministro de Educación de la India, que ha rechazado la oferta, cree que es más útil gastar ese dinero en materiales educativos tradicionales. Negroponte responde: “La gente dice que si un niño está desnutrido, no tiene agua potable, está enfermo, ¿por qué quieres darle un ordenador portátil? Sustituye la palabra ‘educación’ por ‘ordenador portátil’ y no volverás a hacer esa pregunta otra vez”.

ACEPRENSA

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares