Suiza abolirá el empleo vitalicio de los funcionarios

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 20s.

Contrato, en vez de empleo vitalicio, y salario según el mérito, en vez de retribución uniforme. Estas van a ser las reglas en la función pública en Suiza, a partir del 2001. La Confederación Helvética se suma así a la tendencia de otros países europeos que están abandonando el empleo de por vida de los funcionarios y aumentando la parte del personal contratado.

Las modalidades de la reforma están siendo examinadas por el Parlamento, pero todos los partidos, tanto de izquierda como de derecha, y el sindicato de funcionarios federales apoyan la iniciativa. La reforma concierne a todos los funcionarios de la Administración central y de los servicios públicos como Correos y Ferrocarriles. No incluye a los funcionarios de la enseñanza, de la policía y de la sanidad, que dependen de la Administración de los cantones. Pero también buena parte de los gobiernos regionales están siguiendo la misma línea.

Según la propuesta del Consejo Federal, el personal de la función pública no tendrá garantizado el empleo vitalicio, sino que podrá ser despedido por razones económicas o para sancionar una falta de eficacia. En este aspecto, el Estado quiere seguir una vía media entre la rigidez del régimen actual y la facilidad de despido vigente en el sector privado. Un convenio colectivo definirá las nuevas condiciones de trabajo. En cuanto a las modalidades de remuneración, se adopta el principio de salario en función del mérito, pero con unas bases mínimas y máximas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares