Por qué los americanos trabajan más

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En EE.UU. una persona empleada trabaja como media 41 horas semanales y no toma más que dos semanas de vacaciones al año; en Europa, trabaja 38 horas y tiene cuatro semanas de vacaciones anuales y otros permisos pagados. No es extraño, pues, que el PIB por habitante sea más elevado en EE.UU. que en Europa, y que la diferencia se deba sobre todo al número medio de horas trabajadas.

En 2005, el número anual de horas trabajadas en EE.UU. era un 15% superior a la media de la UE. Los factores que explican las diferencias en el número de horas trabajadas en los países de la OCDE han sido analizados en un capítulo del reciente informe Going to Growth 2008, que llega a las siguientes conclusiones.

1) Las diferencias entre el número de horas trabajadas en EE.UU. y en Europa se deben en un 50% a un tiempo de trabajo semanal más reducido (sobre todo entre las mujeres) y el otro 50% a una duración anual más corta del trabajo en Europa.

Hacia mediados de los años setenta los europeos trabajaban más horas que los estadounidenses, pero la tendencia empezó a cambiar desde mediados de los años ochenta, con un declive más acusado del tiempo de trabajo en Europa. En 2005, en la UE (de 15 países) la media de horas trabajadas estaba ligeramente por encima de 1.650, mientras que la media de la OCDE era de 1.815 y en EE.UU. del orden de 1.900.

Según el análisis de este informe, la diferencia entre la media de horas trabajadas semanalmente en Europa y en EE.UU. se debe, al menos en un 40%, a la mayor proporción de trabajadores a tiempo parcial en Europa (Holanda es el país con más trabajadores a tiempo parcial, con un 45% del total).

Pero si se desagregan los datos por sexos, se observa que en el caso de los hombres las diferencias en la semana laboral entre los trabajadores americanos (41,3 horas) y europeos (40,7) son mínimas, mientras que son significativas en el caso de las mujeres (36,1 horas frente a 32,3). Las europeas, tanto si trabajan a tiempo completo como a tiempo parcial, trabajan menos horas que las americanas.

2) Los impuestos marginales, que como media son más elevados en Europa, inclinan a trabajar menos horas. Estos efectos fiscales parecen afectar sobre todo al segundo aportador de renta en la familia, generalmente la mujer. Posiblemente esto refleja también que ella es la que confronta más los beneficios laborales con las necesidades de la atención de la casa y de los niños.

Junto al nivel impositivo, también influyen los subsidios familiares y otros beneficios fiscales que en muchos países europeos pueden incentivar el trabajo a tiempo parcial; por ejemplo, si a partir de cierto nivel de renta familiar se pierden los derechos a algunos subsidios.

3) La reglamentación del tiempo de trabajo es más flexible en EE.UU. y en otros países no europeos. En la UE, la semana laboral (incluyendo horas extras) no puede pasar de 48 horas (excepto en el Reino Unido, donde no hay límite fijado), mientras que en EE.UU., Japón y Australia la ley no establece nada.

Sin embargo, en la gran mayoría de los países de la OCDE, el límite más allá del cual hay que pagar horas extras son las 40 horas semanales. Solo Francia y Bélgica tienen una semana laboral más corta.

La mayor parte de la distancia entre el número de semanas trabajadas en EE.UU. y en Europa se debe a la diferencia en los días de vacaciones. En EE.UU. no está fijado el mínimo de vacaciones pagadas, y en Asia y en Canadá el periodo vacacional es más corto que en Europa. En la Unión Europea, las vacaciones tienen una duración media de tres semanas y media, y más de cuatro semanas en algunos países.

Las variaciones en el número de semanas trabajadas dependen también de los permisos legales por maternidad y enfermedad. En EE.UU. no hay un mínimo legal, sino que se establecen acuerdos entre trabajadores y empresarios.

4) La legislación sobre la protección del empleo y la reglamentación sobre la competencia -más estrictas en Europa- van asociadas a cierta reducción en la duración semanal del trabajo en el caso de los hombres.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares