Microsoft ya no pagará con “stock options”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 52s.

Microsoft ha anunciado que a partir de ahora ya no pagará a sus empleados con stock options. Esta empresa fue la pionera, dentro de su sector, en implantar este sistema de retribución. De momento, no hay visos de que la medida vaya a ser imitada en Silicon Valley, pero otros grandes grupos de Europa y Estados Unidos se plantean abandonar las opciones, que últimamente son muy discutidas (ver servicio 89/03, p. 4).

Las stock options dan derecho a los empleados o directivos a comprar, en el futuro, acciones de la propia compañía a un precio fijado de antemano, cualquiera que sea la cotización en el momento de ejercer la opción. Si sube el valor de las acciones, los titulares de las stock options podrán adquirirlas baratas y seguidamente revenderlas al precio del mercado, y así obtener plusvalías. Con este sistema de retribución se pretende estimular el rendimiento de los empleados al hacer depender sus ganancias de los resultados de la empresa. En particular, las nuevas empresas de tecnología (las llamadas startups) han utilizado las stock options como medio de retener personal muy calificado al que no pueden ofrecer elevados salarios de partida.

Todos los asalariados de Microsoft (unos 50.000 en la actualidad) tenían derecho a stock options desde que la compañía salió a Bolsa, en 1986. A partir de ahora no recibirán stock options, sino acciones; y no todos automáticamente: los 600 empleados que ocupan la escala más alta de la jerarquía de la empresa tendrán acciones solo si sus departamentos cumplen determinados objetivos de crecimiento.

El motivo del cambio, según los dos máximos directivos de la empresa, Bill Gates y Steve Ballmer, es que los empleados estaban descontentos con el sistema. En tiempos pasados, Microsoft ha hecho, gracias a las stock options, más millonarios que ninguna otra empresa. Pero hoy, pinchada la burbuja bursátil, los empleados se han encontrado con opciones que no valen nada porque el precio fijado es superior a la cotización actual de las acciones. Con títulos en vez de opciones, los empleados podrán ganar dinero en Bolsa aunque la cotización de Microsoft no suba. Y la empresa ha anunciado que este año repartirá dividendos por primera vez.

También parece que Microsoft ha querido complacer a la autoridad bursátil, que últimamente exige más transparencia a las empresas que utilizan stock options. Las compañías no suelen dar información clara de sus planes de retribución mediante opciones, que no aparecen en las cuentas de resultados. La autoridad reguladora de la Bolsa en Estados Unidos sostiene que las stock options son costes y pretende que sean contabilizadas como tales. Eso precisamente va hacer desde este año Microsoft con las opciones que dio en el pasado y aún no ha sido ejercidas. Es la segunda gran empresa que adopta este criterio; Coca-Cola fue la primera, hace un año.

Las otras empresas norteamericanas del sector tecnológico, como Intel, siguen defendiendo vigorosamente las stock options. Pero lo que les preocupa no es que Microsoft las abandone, sino que las cuente como gastos: ven en ello un precedente que puede contribuir a que se imponga el criterio de la autoridad bursátil. En cambio, otras empresas, como la informática europea SAP y la multinacional del automóvil Daimler Chrysler, han anunciado que revisarán sus políticas de opciones.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares