La Unión Europea aumentará la producción de cereales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 50s.

Los agricultores europeos podrán sembrar más cereales y colza en la próxima campaña, ya que la Unión Europea (UE) ha decidido rebajar a un 10% el porcentaje de barbecho obligatorio. El cambio viene impuesto por la tendencia mundial de los dos últimos años, en los que la demanda de cereales ha sido superior a la oferta. Recientemente la FAO había hecho un llamamiento a los países desarrollados para que cedieran en su política de recorte de excedentes y asegurasen el abastecimiento mundial de productos básicos.

En la UE ya pasaron los tiempos en los que los excedentes agrícolas -en forma de montañas de mantequilla, leche en polvo, carne de vacuno y trigo- amenazaban con hundir el presupuesto de la Europa verde. La reforma de la política agraria común adoptada en 1992 preveía congelar la producción y bajar los precios oficiales del mercado interior. Y ha sido muy eficaz para reducir la producción y los stocks.

A mitad de los años ochenta, las reservas de leche en polvo alcanzaban un millón de toneladas; ahora, Irlanda es el único país de la Unión Europea donde hay un stock (14.500 toneladas). Igualmente, de 1,3 millones de toneladas de mantequilla entonces almacenadas se ha pasado a 18.800, repartidas entre España, Reino Unido e Irlanda. En el sector de la carne de vacuno, la producción ha disminuido en 700.000 toneladas en las tres últimas campañas, en respuesta a la baja de precios, y apenas hay 20.000 toneladas disponibles. En cuanto a los cereales, los stocks han bajado a 26 millones de toneladas y la última cosecha ha sido mediocre.

Ante las necesidades del mercado mundial, la UE ha rebajado ahora al 10% el barbecho obligatorio, que es un instrumento de regulación coyuntural. Así, en la próxima campaña la producción de cereales podrá aumentar en unos 8 millones de toneladas. Esto permitirá asegurar el abastecimiento europeo a precios más bajos y desarrollar las exportaciones. Así aumentarán en el mercado mundial las existencias de productos que suelen importar los países en desarrollo, como los productos lácteos, carnes y cereales, sobre todo trigo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares