Gran Bretaña: las “stock options” pasan de moda

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 54s.

Desde que se empezaran a cuestionar las remuneraciones astronómicas de los altos directivos (ver Aceprensa 89/03), en Gran Bretaña han seguido subiendo, pero a un ritmo más moderado. Además, los incentivos dependen más que antes de los resultados de las empresas. En esto ha influido la ley, en vigor desde hace dos años, que obliga a informar a los accionistas de la política de retribuciones a los directivos y someterla al voto consultivo de los accionistas.

Según un estudio de Deloitte & Touche, la retribución variable de los directivos británicos ha vuelto a aumentar este año: ahora, en las 30 empresas más grandes, representa el 150% del salario, 25 puntos más que en 2004. El salario base también ha subido un 6,5%, un punto menos que en 2003, pero todavía dos por encima de la media nacional.

Pero lo más significativo es que han cambiado las fórmulas de retribución, para que las ganancias de los directivos sean reflejo de la situación de la empresa. Las polémicas “stock options” se están dejando de utilizar: de las 250 principales empresas de referencia que cotizan en la Bolsa de Londres (las del índice FTSE-250), sólo el 48% las ofrece hoy día, frente al 76% que lo hacía en 2003. Ahora las empresas ofrecen directamente acciones a los ejecutivos en función de su rendimiento, o bien lo hacen a través de planes a largo plazo, con la prohibición de venderlas antes de que pase un cierto número de años. A la vez, son muchas menos las empresas que ofrecen a los directivos elevadas indemnizaciones en caso de despido.

Según Carol Arrowsmith, de Deloitte & Touche, todo eso es síntoma de los nuevos poderes que tienen los accionistas en Gran Bretaña, gracias a la ley que obliga a los consejos de administración de las empresas presentes en la Bolsa a pedirles su opinión sobre la retribución de los directivos. Con ello se asegura la transparencia y los accionistas pueden ejercer presión. También ha influido otra norma reciente, en virtud de la cual las “stock options” tienen que figurar en la cuenta de pérdidas y ganancias, lo que no anima a emplearlas.