Cuando el efectivo no es una opción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 3s.

La forma en que pagamos los bienes y servicios que consumimos está dando un vuelco radical en algunos sitios. De ser una opción, el pago con tarjeta o –aún más moderno– mediante apps digitales, va tomando visos de ser, en países como Suecia, casi mandatorio. Herramienta imprescindible para el comercio electrónico, remedio contra atracos, pero también contra la evasión fiscal; garantía de rapidez en las transacciones y de evitación de desplazamientos físicos, son algunas de las bondades del sistema, que habría que afinar y adaptar a los contextos para no acabar perjudicando a los sectores más vulnerables.

  1. Hacia la sociedad sin moneda

Por comodidad los consumidores pagan cada vez más con tarjeta, y los Estados ponen límites a las compras en efectivo. Pero la sociedad sin moneda supone también restricciones de la libertad y de la privacidad.

  1. M-Pesa: el dinero móvil en Kenia

A pesar de ser un país en desarrollo, en Kenia casi todos los adultos tienen móvil y lo usan para hacer transacciones sencillas.

  1. India: Una desmonetización traumática

Para luchar contra la economía sumergida e impulsar los pagos por banco, el gobierno indio ha impuesto un canje masivo de billetes.