De compras y solidaridad por Internet

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pese a las caídas en Bolsa y la incertidumbre de muchas empresas en Internet, parece que algo sí funciona en la red. Un ejemplo es el éxito de GreaterGood.com, una interesante iniciativa que une el comercio electrónico y la contribución a causas sociales.

GreaterGood.com es básicamente un intermediario que ofrece, por un lado, un amplio centro comercial con tiendas de todo tipo y, por otro, una relación de causas a las que contribuir. Antes de pagar, el usuario puede señalar a quién quiere que vaya a parar un porcentaje de su compra, dentro de un variado directorio de entidades no lucrativas. Las tiendas electrónicas cobran lo mismo a un cliente conseguido a través de GreaterGood.com que a otro cualquiera, por lo que tiene bastante mérito que los comercios colaboren, ya que pagan una comisión directamente a GreaterGood.com.

Uno de los aspectos más curiosos de GreaterGood.com es que las causas aparecen clasificadas en tres tipos: entidades benéficas, escuelas primarias y universidades. Es decir, la educación supone dos categorías por sí sola frente al otro gran epígrafe, en el que figuran desde amantes de los animales a proyectos contra el hambre, enfermedades, etc.

GreaterGood.com es una empresa de Seattle que lleva operando dos años. Ha comprado The Hunger Site, otra iniciativa solidaria en la red de gran éxito y muchos imitadores. The Hunger Site fue el origen de la idea del famoso donatefree (dona gratis), adoptado por otros sistemas que animan al usuario a “entrar” en una página con el fin de que vea una publicidad determinada con la consiguiente donación por parte de la empresa anunciante a tal o cual proyecto. Esta manera de ser altruista en Internet ha tenido gran éxito, quizás porque, al fin y al cabo, al navegante no le cuesta nada y porque la publicidad en Internet está siendo evitada de forma creciente por los navegantes. Así, The Hunger Site ha conseguido cerca de mil toneladas de alimentos para el programa de Naciones Unidas contra el hambre.

Pero GreaterGood.com está ahora a la caza de todas las imitaciones: pretende patentar su invento y perseguir a iniciativas similares, como ClearLandmines.com. Por otro lado, ha registrado muchos otros dominios para evitar la competencia, tales como TheRainForestSite.com (actualmente operativo) y TheHelpingWomenSite.org. Esto hace pensar que GreaterGood.com puede ayudar a las entidades no lucrativas pero no va a permitir su competencia.

Aunque GreaterGood.com todavía no da beneficios, tiene grandes perspectivas. En un artículo dedicado a esta empresa, The Economist (26-VIII-2000) se pregunta hasta qué punto el hecho de ser un simple intermediario y no añadir apenas valor puede seguir funcionando. Mientras las comisiones de GreaterGood.com sean bajas, las entidades no lucrativas pueden utilizarla; pero es posible que si los márgenes suben, las organizaciones busquen donantes por su cuenta.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares