“Cuadernos de Bioética” revisa las teorías sobre el origen de la homosexualidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 11s.

El cambio en la consideración de la homosexualidad de transtorno psicopatológico a mera condición sexual alternativa se ha debido más a la acción de las organizaciones de homosexuales que a nuevas evidencias científicas. De hecho, este afán por normalizar la homosexualidad ha llevado más bien a descuidar la investigación sobre sus causas y sobre las estrategias para atender a quienes solicitan ayuda terapéutica porque su orientación homosexual les causa sufrimiento.Con la idea de aportar consideraciones científicas al debate actual sobre la homosexualidad, la revista Cuadernos de Bioética (1) se ocupa de este tema, sobre todo desde el punto de vista de la psiquiatría y del derecho.

Aquilino Polaino-Lorente, catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense, explica que si las teorías biológicas sobre el origen de la homosexualidad han sido desestimadas en la práctica, las hipótesis sobre el aprendizaje psicosocial no tienen aún suficiente confirmación. A falta de una explicación concluyente, Polaino reconstruye, a partir de su experiencia clínica, los principales hitos en el proceso de autoidentificación homosexual.

La revisión de las hipótesis sobre las causas de la homosexualidad se hace con más detalle en otros artículos que examinan las teorías neurobiológicas y las de tipo psicosocial.

Más convencido del origen psicológico de la homosexualidad se muestra el psiquiatra holandés Gerard van den Aardweg, con su experiencia de la atención directa de homosexuales que buscan ayuda terapéutica. Su explicación es que el homosexual padece un tipo específico de desequilibrio emocional, que no está causado por la discriminación social, sino por fuerzas que se encuentran en la propia personalidad.

Esto no quiere decir que sea algo innato, puesto que “muchas tendencias, compulsiones y adicciones neuróticas son fuertes y persistentes sin por ello ser innatas; considérese, por ejemplo, la anorexia nerviosa”. En cualquier caso, sostiene que si el paciente está motivado, es posible un proceso de cambio, aunque exija su tiempo.

Los términos en que se plantea la polémica sobre la “no discriminación por razón de la orientación sexual” son clarificados en el artículo de Paloma Durán, profesora titular de Filosofía del Derecho (Universidad Jaume I de Castellón). Advierte que el reconocimiento de un derecho “específico” a la orientación sexual reclamaría un reconocimiento paralelo de los derechos de todos aquellos grupos que se considerasen diferenciados por algún tipo de situación peculiar. La protección de las personas que son homosexuales está ya incluida en la no discriminación que la ley reconoce para todos. Sin embargo, no hay por qué equiparar la unión matrimonial entre varón y mujer y las parejas homosexuales, ya que en el matrimonio la sociedad está interesada en defender unos bienes que no están presentes en la relación homosexual.

La exigencia de la heterosexualidad para que exista matrimonio es examinada en otro artículo de Vicente Bellver y Juan José Silvestre (Departamento de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia), que revisan tanto la legislación internacional como el ordenamiento jurídico español.

Otros artículos se dedican a contrastar evaluaciones acríticamente repetidas sobre la extensión del fenómeno homosexual. El psiquiatra M. Barceló mantiene que en la literatura científica son constantes las contradicciones sobre la evaluación del fenómeno. De hecho, la exageración de la prevalencia de la homosexualidad comenzó ya con el informe Kinsey de 1948, cuyos errores metodológicos, que hoy serían inaceptables en una publicación científica, son destacados en otro revelador artículo de Martha Tarasco.

_________________________(1) Cuadernos de Bioética, nº 32, Santiago de Compostela (octubre-diciembre 1997).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares