Crece en España el voluntariado de ayuda al desarrollo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 6s.

Las organizaciones no gubernamentales de cooperación para el desarrollo (ONGD) españolas han experimentado un fuerte crecimiento durante la pasada década: de 10 en 1980 a 70 en la actualidad.

Paralelamente, ha aumentado el número y mejorado la preparación de los voluntarios que participan en proyectos en el extranjero. El voluntario medio español es un profesional de unos treinta años, soltero, con titulación universitaria y experiencia profesional. Éstos son algunos datos que figuran en el Directorio que acaba de publicar la Coordinadora de ONGD, que agrupa a estas instituciones.

Un 31,7% de las ONGD españolas están vinculadas a la Iglesia católica, un 21% a diversos sectores profesionales, un 5% a sindicatos y un 3% a grupos políticos.

Los proyectos de las ONGD se financian con recursos obtenidos por las propias instituciones y con subvenciones de diversas entidades oficiales. En 1990, las ONGD invirtieron en proyectos de cooperación 6.068 millones de pesetas, de los que el 60% eran recursos propios. La Administración central proporcionó el 21% del total, y el resto provino de aportaciones de la Comunidad Europea, Comunidades Autónomas y entidades locales. No obstante, el 97% de las ONGD españolas llevan a cabo su labor casi exclusivamente con financiación pública de algún tipo.

En cuanto al contenido de los proyectos, son cada vez más importantes campos como los de juventud, mujer, ecología y urbanismo, mientras disminuye la acción en el ámbito agrario. Pero el sector más favorecido es el de las infraestructuras, que abarca el 40% del total de los proyectos y el 32% de la ayuda económica transferida.

América Latina es la principal beneficiaria de la cooperación no gubernamental española, con casi el 65% de los 1.300 proyectos emprendidos. Asia y África se reparten casi todo el resto. En Sudamérica, tres países (Bolivia, Chile y Perú) son el escenario de 319 proyectos. Sin embargo, en la India, sólo Manos Unidas lleva a cabo más de 190 proyectos.

El 51% de los voluntarios españoles desplazados al extranjero tienen entre veinte y treinta años, y más de treinta el resto. El 58% son mujeres y el 74% solteros. El 84% son licenciados o diplomados universitarios, y el 11,5% poseen estudios de bachillerato superior o formación profesional. El 50% tienen experiencia profesional, el 29% son recién licenciados o diplomados, y un 16% se encuentran en paro. El 48% de los voluntarios pasan en el extranjero de uno a tres años, el 31% más de tres años y el 20% menos de un año.