Ciudades españolas promueven diversión sin alcohol ni drogas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 36s.

El ambiente nocturno de bares y discotecas favorece el consumo de alcohol y drogas. Este es un hecho bien conocido, que ha dado lugar a la figura del “adicto de fin de semana” (ver servicio 144/99). Para contrarrestar el fenómeno, varias ciudades españolas ofrecen otras formas de diversión, sin alcohol ni drogas. El Plan Nacional sobre Drogas (PND) va a fomentar tales iniciativas con subvenciones a los ayuntamientos.

El PND quiere que se facilite a los jóvenes un “ocio constructivo”, con “fiesta y diversión, pero nunca drogas”, según ha dicho Gonzalo Robles, responsable de ese organismo. Los ayuntamientos que quieran sumarse a la iniciativa tendrán que presentar sus proyectos en el primer semestre del año próximo. Las subvenciones saldrán del Fondo de Bienes Decomisados al Narcotráfico.

En realidad, la idea no es nueva, y ya se ha puesto en práctica en un puñado de ciudades. La pionera es Gijón (265.000 habitantes), la mayor de Asturias, que desde hace dos años ofrece gratis a los jóvenes actividades de ocio en las noches del fin de semana. Instalaciones deportivas, centros culturales, bibliotecas, colegios y otros establecimientos municipales permanecen abiertos hasta las tres de la madrugada. Cada semana acuden entre siete mil y ocho mil jóvenes desde los 14 años, que en esos lugares se divierten “de otra manera”: con deporte, veladas literarias, cursillos (de cocina, fotografía, encuadernación, arte dramático…), proyecciones cinematográficas, juegos de mesa…; cualquier cosa, menos drogas o alcohol.

“Si nos preocupa adónde van los jóvenes por las noches, hay que ofrecerles alternativas más saludables”, dice el coordinador de la iniciativa gijonesa a El País (17-X-99). El éxito de la idea muestra tal vez que, si los jóvenes se encierran en las discotecas o pasan la noche bebiendo en bares, es por falta de otra cosa que hacer.