Bueno para los ancianos, bueno para los niños

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
A mediados de los años 70, Shimada Masaharu obtuvo el permiso de las autoridades japonesas para poner en marcha un centro que combinara una guardería y una residencia de ancianos. Se trataba de dar una solución a un problema creciente en la sociedad nipona: el modelo de familia se iba asimilando al occidental, con la consecuencia de que muchos niños perdían el contacto con sus abuelos. Desde entonces, El centro Kotoen se ha convertido en una referencia para otras iniciativas

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares