Bélgica: la ley y la realidad de la adopción por homosexuales

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hay leyes que se presentan como innovaciones “históricas”, y que luego se quedan en nada, porque la vida discurre por otros cauces. Algo así ha ocurrido con la adopción por parejas homosexuales en Bélgica. Este es uno de los pocos países que reconocen como matrimonio las uniones homosexuales y que, desde mayo de 2006, ha abierto la adopción a tales parejas.

Sin embargo, según informa Le Monde (25-01-2008), la realidad no se ha adaptado a la ley. Cuando se trata de la adopción internacional, los países extranjeros no parecen confiar en las parejas homosexuales, pues hasta la fecha no se ha conseguido ultimar ninguna solicitud de adopción.

En la región francófona -las competencias de adopción dependen de las regiones- solamente se ha concedido, en quince casos, que una de las compañeras adopte al hijo que ya tenía su pareja de una relación anterior. Se trata en todos los casos de lesbianas. Pero no ha habido adopciones conjuntas de otros niños.

En la región flamenca, raramente las parejas homosexuales logran ser candidatos idóneos para la adopción. El 80% de los niños susceptibles de ser adoptados son hijos de jóvenes de origen turco o magrebí, que no quieren oír hablar de que sus hijos sean confiados a homosexuales.

Después de dos años y de un cambio legislativo, los plazos de espera se han triplicado, por término medio.

____________________

Ver La loi belge sur l’adoption par les homosexuels, une “boîte vide”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares