“Becas Botín” para jóvenes latinoamericanos, futuros servidores públicos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 53s.

Esta semana concluye la primera edición del Programa de Fortalecimiento Institucional de la Fundación Botín; una iniciativa para formar a jóvenes universitarios de Iberoamérica que desean contribuir con su talento a impulsar el desarrollo de sus países desde la función pública.

Según informa el diario ABC, en los próximos cinco años la Fundación Botín, con sede en Madrid, invertirá 5 millones de euros para implementar este programa en toda Latinoamérica. En esta primera edición, se presentaron más de 650 alumnos de 280 universidades de Brasil, México, Chile, Argentina, Uruguay, Colombia, Perú, Puerto Rico y Ecuador.

Finalmente fueron seleccionados 40 estudiantes de diversas carreras: Economía, Derecho, Ingeniería, Periodismo, Administración… Además de un expediente académico brillante, todos ellos han demostrado habilidades de liderazgo y desean contribuir a mejorar el sector público de sus países.

Antes de que naciera el programa, estos universitarios ya participaban en iniciativas que benefician a los demás. Mireya Arias, ecuatoriana, de 21 años, lidera una microempresa de madres trabajadoras; Mauricio Ossa, colombiano, de 19 años, colabora en una fundación que adapta políticas económicas europeas al entorno latinoamericano; Felicitas de Zavalia, argentina, de 21 años, ayuda en un programa contra el abandono escolar…

“Estamos formando a personas que tranquilamente podrían trabajar en el sector privado, pero que quieren optar por ir a universidades, hospitales, gobiernos regionales y municipios”, explica Íñigo Sáenz de Miera, director general de la Fundación Botín. “Cuesta que los mejores elijan la función pública, (…) pero creemos que solo las personas con talento pueden cambiar las cosas”.

Uno de los objetivos del programa consiste en lograr que estos jóvenes se conozcan y permanezcan en contacto cuando regresen a sus países. A un ritmo de 40 por año, en cinco la Fundación habrá ayudado a formar una red de 200 talentos.

El programa de formación es de dos meses. Entre otras cosas, los alumnos asisten a charlas impartidas por expertos en la función pública; visitan instituciones públicas y de la sociedad civil de las principales capitales de Europa; y disponen de un formador personal que les ayuda a desarrollar sus capacidades.