Aumenta la violencia gratuita en EE.UU.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 23s.

En los últimos treinta años está cambiando el origen de los homicidios en Estados Unidos. La proporción de personas muertas por familiares o conocidos ha descendido, al tiempo que ha aumentado la de crímenes realizados por gente violenta sin ninguna relación con las víctimas, según datos del Departamento de Justicia y del FBI.

Si en 1965 casi un tercio de los homicidios tenían relación con el entorno familiar de la víctima, en 1975 eran uno de cada cuatro y, en 1992, sólo uno de cada diez. En 1991, por primera vez, más de la mitad de los asesinatos fueron cometidos por extraños o en situaciones en que no se pudo determinar la relación entre la víctima y el agresor.

Las causas de este cambio, según criminólogos y fiscales, son la difusión de armas de fuego, el tráfico de drogas y el creciente número de delincuentes juveniles. Como consecuencia, la policía resuelve menos casos de homicidio -se ha pasado de un 91% en 1965 a un 65% en la actualidad-, pues resulta más difícil conseguir testigos que colaboren y pistas sobre la autoría del crimen.

Los asesinatos entre familiares y los motivados por las disputas entre amantes están descendiendo tanto en números absolutos como en relación con las demás causas de homicidio. Los datos muestran que hoy los estadounidenses recurren con más prontitud a la violencia, especialmente los menores de edad.

El número de jóvenes implicados en homicidios también ha aumentado, ya sea en el papel de víctimas o en el de asesinos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares