Los asiáticos no son tan distintos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Charles Wolf Jr., de la Hoover Institution, comenta una encuesta que señala grandes semejanzas entre los “valores asiáticos” y los occidentales (International Herald Tribune, 10-XI-99).

Los valores asiáticos han sido alabados por su contribución al “milagro” del desarrollo económico de Asia y criticados por su influencia en la crisis financiera del mismo continente. Ya sea para exaltarlos o para echarles culpas, se da por supuesto que son generalmente compartidos por la docena de países y los 2.700 millones de personas del Asia oriental y que son distintos de los valores occidentales.

(…) En cualquier caso, carece de justificación aducirlos para explicar triunfos o fracasos económicos. Una reciente encuesta realizada por el Instituto Dentsu de Estudios Humanos, de Japón, aporta datos convincentes para distinguir el mito y la realidad de los valores asiáticos.

La encuesta de Dentsu, realizada en 1998, se hizo con muestras de familias de Tokio, Pekín, Seúl, Bangkok, Singapur y Bombay. Un año antes, el instituto había realizado una encuesta similar en Gran Bretaña, Francia, Alemania, Suecia y Estados Unidos. Se pidió a los encuestados que evaluaran la importancia relativa de nueve valores: bienestar económico, adquirir productos de alta calidad, relaciones familiares, éxito en el trabajo, “relajación mental”, ocio, vivir al día, esforzarse por alcanzar metas personales, tener buenas relaciones con otros.

(…) Solo en dos de las nueve dimensiones los asiáticos presentan diferencias significativas con respecto a los occidentales. Por término medio, los asiáticos otorgan importancia un poco mayor a las relaciones familiares, mientras que los occidentales valoran un poco más el ocio.

La diversidad de respuestas dentro de uno y otro grupo es muy parecida, con dos excepciones. Hay más diferencias entre los asiáticos que entre los occidentales en la importancia que atribuyen al ocio y a las buenas relaciones con los que no son parientes.

Conclusión: los valores asiáticos son claramente más parecidos a los occidentales de lo que se suele suponer, y en algunos aspectos los asiáticos discrepan entre sí más que con los occidentales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares