Armas privadas, peligro público

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 33s.

La muerte de varios escolares en Arkansas, a manos de unos compañeros, ha provocado reflexiones sobre la abundancia de armas en Estados Unidos. Un editorial del Washington Post (27-III-97) menciona algunos datos.

Los vendedores de armas de fuego y los defensores del derecho constitucional de poseer y portar armas no dejan de desacreditar las estadísticas que relacionan la posesión de armas con el número de muertes violentas.

No obstante, algunos datos son difíciles de impugnar. Handgun Control, asociación partidaria del control, repite constantemente en sus campañas las vergonzosas diferencias entre Estados Unidos y otros países: “En 1992 murieron 33 personas por disparos de pistola en Gran Bretaña, 36 en Suecia, 97 en Suiza, 60 en Japón, 13 en Australia, 128 en Canadá y 13.200 en Estados Unidos”.

Otra organización, Violence Policy Center, ha publicado un informe estadístico sobre las lamentables consecuencias del libre comercio de armas. Cada dato estadístico va acompañado de la referencia a la fuente. Estos son algunos ejemplos del estudio:

– Cómo se usan las armas de fuego en manos de particulares: por cada caso en que una persona mata a otra en defensa propia hay 1,3 muertes accidentales, 4,6 homicidios y 27 suicidios. (Del estudio sobre la relación entre la tenencia de armas y las muertes domésticas en King County, Washington, en un periodo de 6 años).

– En Estados Unidos, el total de muertes de menores de 15 años por arma de fuego es 12 veces mayor que el de otros 25 países desarrollados juntos. (Del informe Morbidity and Mortality de 1997).

– Desde 1968 a 1991, las muertes por accidentes de tráfico bajaron un 21%, mientras que las muertes por armas de fuego aumentaron un 60%. Se estima que para el año 2003 habrá más muertes por armas que por accidentes. Ya era el caso de siete Estados en 1991. (Del informe Morbidity and Mortality de 1994).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares