Mozambique, un país que avanza

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 23s.

Johannesburgo. Mozambique es uno de los países africanos que van creciendo a un ritmo tranquilo pero constante. Junto a la belleza natural, en Mozambique se advierten los esfuerzos de una nación de 21 millones de habitantes que arrastra las secuelas de una guerra y los típicos problemas de países de África que han logrado la independencia política pero no la económica.

Al obtener la independencia en 1975, Mozambique era uno de los países más pobres del mundo. La guerra civil de 1977 a 1992 dejó al país realmente destruido. A pesar de que la guerra continuaba, en 1987 el gobierno se embarcó en una reestructuración para poder estabilizar la economía.

Esta iniciativa, más las ayudas recibidas del exterior a partir de las elecciones del 1994, permitieron una rápida mejora. Entre otras cosas, se logró bajar la inflación que, aunque sigue fluctuante, está por lo menos controlada (12%). Otras de las grandes ayudas fueron la condonación de parte de la deuda externa y una propuesta de devolución mucho más accesible, conforme a la realidad del país. El crecimiento del PIB se ha mantenido en la última década en el 8% anual aproximadamente, uno de los más altos de África.

El plan 2001-2005 para aliviar la pobreza dio buenos resultados: logró reducir el porcentaje de la población que vive bajo el umbral de la pobreza, que era del 69% en 1997, al 54% en 2003. Desde 2006 el gobierno tiene un nuevo plan que parece prometedor. Para favorecer la inversión nacional y extranjera, se está intentando reducir la burocracia.

Algo que está ayudando mucho al país es haber obtenido ayuda financiera del exterior desde 2004. El Banco Mundial ha otorgado un paquete de 70 millones de dólares para la reducción de la pobreza absoluta. La idea del gobierno es centrar esfuerzos en el crecimiento económico rápido, lo que repercutirá positivamente en ámbitos tan importantes como educación, sanidad y desarrollo rural.

Las ayudas exteriores son un gran apoyo, pues Mozambique depende de ellas para equilibrar su presupuesto. El 80% de la población subsiste trabajando en la agricultura. La empresa de aluminio de capital extranjero La Mozal ha supuesto un gran beneficio, al aumentar las exportaciones. También supone una gran ayuda el gasoducto y otras inversiones en el área minera. Pero la realidad es que los megaproyectos inyectan mucho capital, pero el impacto positivo en la creación de empleo no es tan grande.

Aunque hay muchas cosas por mejorar, como en la calidad de productos, servicios bancarios, etc., Mozambique es un destino atractivo para el turismo internacional por sus hermosas playas y las reservas naturales. El año pasado el turismo dio ingresos por valor de 144 millones de dólares. Y la apertura al turismo ha impulsado la mejora de infraestructuras y la creación de empleo.