Mejores condiciones para el despegue económico de África

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 53s.

EE.UU. aprueba una ley para fomentar el comercio con el África subsahariana

Muchos países africanos han quedado al margen del proceso de integración en la economía global, mientras que el comercio y la inversión unen al resto del mundo. Pero ahora hay signos de que este aislamiento puede cambiar. Esta tendencia se revela en la actitud del World Economic Forum, que orienta a los inversores internacionales, y en el mayor interés de EE.UU. por fomentar sus relaciones comerciales con África.

Hasta ahora el continente africano atrae sólo el 3% de las inversiones privadas en países emergentes. Sin embargo, su futuro empieza a verse con más optimismo, a juzgar por el informe sobre 23 países africanos publicado por el World Economic Forum durante su última reunión en Davos (Suiza). Poco a poco, el continente va reuniendo “las condiciones necesarias para el despegue económico”, se dice en el prólogo.

El informe clasifica por orden de competitividad a los 23 países, teniendo en cuenta datos estadísticos, informaciones concretas sobre factores económicos e impresiones subjetivas de hombres de negocios. El primer puesto es para Mauricio (1,1 millones de habitantes), que desde la independencia hace treinta años ha pasado del monocultivo de caña de azúcar a una economía diversificada, con un crecimiento anual del 6% y una renta per cápita de 3.700 dólares. El segundo puesto lo ocupa Túnez (9 millones de habitantes), con un sostenido crecimiento y buenos resultados en los indicadores económicos, mejora que ha beneficiado a amplias capas de la población. Otro éxito es el de Botswana, tercer país en esta clasificación, que hace treinta años figuraba entre los más pobres y hoy ha entrado en el grupo de países de renta media. Vienen después, por este orden, Namibia, Marruecos, Egipto y Sudáfrica. Este documento, ampliamente difundido en los medios de negocios internacionales, tiene una clara importancia para ayudar a los inversores a tomar sus decisiones.

La nueva actitud de EE.UU. queda reflejada en la gira que Bill Clinton emprenderá el 22 de marzo y que le llevará a Ghana, Senegal, Uganda, Botswana y Sudáfrica. Desde 1978, con Jimmy Carter, ningún presidente de EE.UU. había pisado el África negra. Pero más significativo del interés de EE.UU. por África es la nueva ley de comercio que acaba de ser aprobada en la Cámara de Representantes. La legislación, que aún debe ser votada en el Senado, supone una nueva política en las relaciones comerciales con los países del África subsahariana, muchos de los cuales están entre los más pobres del mundo. El nuevo enfoque es favorecer el desarrollo africano con el comercio más que con la ayuda, si bien se considera que también ésta sigue siendo necesaria.

Para estimular el comercio, la nueva ley abre más el mercado norteamericano a las importaciones africanas, suprimiendo cuotas y aranceles durante un periodo de 10 años. EE.UU. tiene poco que temer: actualmente las importaciones procedentes del África negra sólo suponen un 2% del total de importaciones norteamericanas, mientras que las exportaciones hacia esta zona son un 1% del total. La ley quiere estimular y garantizar también las inversiones privadas en África. En 1996, las inversiones directas norteamericanas en el África subsahariana representaban menos del 1% de todas las inversiones norteamericanas en el extranjero.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares