Pac-Man Championship Edition DX

DATOS DEL VIDEOJUEGOGénero: Arcade, laberintos
Plataformas: PS3, Xbox 360 (ambas por descarga digital)
Versión analizada: PS3
Distribuidor: Namco Bandai Games Europe SAS
Idioma: Español
Edad recomendada: PEGI 3
Precio: 4,99 €
Página web

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La marca del “comecocos” homenajea a su mascota en su 30 aniversario con esta revisión del clásico de las recreativas adaptada a nuestros días. No hay una compleja trama que le dé trasfondo ni la necesita: es diversión y habilidad en estado puro.

El objetivo del juego es bien sabido: como Pac-Man, hay que comerse todos los puntos, frutas y demás objetos esparcidos por diversos laberintos huyendo de los fantasmas enemigos. Si se ingiere una pastilla especial, los fantasmas se tornan vulnerables por un tiempo, lo que nos permite ganar puntos por su deglución. Si a esto le añadimos lo intrincado de cada nivel y que adentrarse en un camino limítrofe con el borde de la pantalla nos devuelve al extremo opuesto, las posibilidades se disparan, haciendo de esta fórmula una de las más exitosas de todos los tiempos. La mayoría de los múltiples intentos por mejorarla acabaron fracasando, pero esta vez se ha sabido aportar novedades jugosas y además en el sentido adecuado: nada rompe con la idea original pero todo se actualiza.

Para empezar, ahora el comecocos va acelerando progresivamente (siempre dentro de un límite razonable) según ingiere comida, lo que eleva el riesgo de errores. Los fantasmas han sido actualizados con una nueva clase: el dormilón, que puede habitar en cualquier punto del mapa y que persigue al jugador una vez pasa por delante. También se han potenciado las maniobras de huida.

Pero la mayor aportación es el reducido arsenal de bombas con el que contamos para situaciones de emergencia y que devuelven automáticamente a los fantasmas cercanos a su hogar en el centro del laberinto.

Todas las innovaciones van de la mano de un preciso y muy intuitivo control que permite hacerse con el juego al instante. Lamentablemente, no hay ninguna opción multijugador y, por tanto, el reto se limita a desbloquear todos los niveles y trofeos (algo nada complicado) y a comparar nuestras mejores partidas y puntuaciones con los demás jugadores por la red.

El lavado de cara se observa también en el apartado técnico. Aunque tiene un marcado estilo retro, los gráficos han sido mejorados con efectos de iluminación y suavizado, y la música ahora es discotequera electrónica.

Por ser un título tan redondo (nunca mejor dicho), divertido, variado e inofensivo, se recomienda para todos los públicos, aunque seguramente lo disfrutarán más los conocedores del original. A este precio hay pocos títulos con tanto carisma.