Move Mind Benders

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

/

Desarrollador: XDev Studio Europe.
Género: Puzzle.
Plataforma: PS3 (requiere el mando Move y la cámara PlayStation Eye).
Distribuidor: Sony Computer Entertainment Europe.
Edad recomendada: PEGI 3.
Idioma: Totalmente en español.
Precio: 29,95 €.
Página web

Este recopilatorio consta de tres juegos de destreza mental cuyo elemento común es el control mediante PlayStation Move. Cada título tiene su propia mecánica y aborda el reto a la inteligencia desde una interesante perspectiva.

El primero de ellos es Lemmings, una versión actualizada del clásico consistente en llevar a un colectivo de criaturas humanoides descarriadas a la salida de cada nivel evitando los peligros que hay por el camino. Obviando experimentos fallidos de esta saga con la tercera dimensión, esta entrega retoma la perspectiva lateral bidimensional para facilitar el control sobre el grupo y adopta un apropiado y simpático estilo de dibujo animado.

En segundo lugar está Tumble, un simulador de construcción en 3D donde hay que erigir la torre más alta posible con los materiales que se proponen. Estos tienen distintas formas y cuentan con propiedades que los hacen más pesados o resbaladizos, de forma que el jugador debe colocarlos con prudencia. Las piezas se pueden situar en el orden, la orientación y el lugar del espacio que se desee moviéndolas con el mando en todos los ángulos y direcciones de modo intuitivo, como si utilizásemos la mano. Las reglas que añaden emoción a la propuesta son que, por un lado, la torre tiene que aguantar unos segundos y, por otro, que hay que empezar de nuevo si se derrumba o alguna pieza cae fuera de la plataforma de construcción. Tanto este juego como el siguiente se benefician especialmente del opcional efecto estereoscópico, que requiere de pantalla y gafas especiales, porque facilitan la colocación espacial.

Por último tenemos Echochrome II, la secuela del juego inspirado por las construcciones imposibles del artista matemático Escher. Mientras que la fórmula inicial se basaba en jugar con la perspectiva rotando piezas de construcciones imaginarias para crear un camino hasta la salida a un personaje en constante avance, aquí se hace de otra manera: controlamos las sombras de las construcciones sobre las paredes de una sala. El mando Move ejerce de linterna y, orientándolo debidamente, permite proyectar e incluso solapar las sombras según convenga para construir el camino al personaje. Una propuesta que no deja indiferente.

En general, todos los títulos incluidos resultan divertidos, inspirados y adictivos. Ejecutan con acierto sus propuestas pese a su dispar mecánica y se controlan con precisión y sencillez. Técnicamente cumplen sin mayores pretensiones porque tampoco necesitan más y aseguran un disfrute prolongado con sus numerosos retos. No obstante conviene aclarar que las pruebas que se proponen son asequibles a todo el mundo: los obstáculos se pueden solventar con paciencia, perseverancia y un segundo jugador que colabore. Lo único que empaña el conjunto es la tediosa obligación de salir del recopilatorio y volver a ejecutarlo para escoger otro juego porque no hay una opción para hacerlo durante la partida.

Por su asequible precio, la variedad de su contenido y su interesante enfoque, es una compra recomendada para poseedores del mando Move e incluso un incentivo para adquirirlo si no se tiene.