Monument Valley

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Género: puzles.
Plataformas: iOS, Android, Kindle Fire.
Desarrollador: ustwo.
Distribuidor: ustwo.
PEGI: 3.
Idioma: textos en español.
Precio: 3,59 €; expansión por 1,79 €.
Página web

En la búsqueda de nuevos conceptos de juego, las tres dimensiones siguen siendo fuente de inspiración. Las geometrías imposibles que popularizó el artista matemático M.C. Escher han dado lugar en los últimos años a títulos como Fez o Echochrome I y II (la secuela comentada en Move Mind Benders). El año 2014 nos ha traído Monument Valley.

Esta propuesta aúna la mecánica de Echochrome –abrir camino a un personaje hasta la meta alterando la geometría del entorno para crear ilusiones de perspectiva– con el espíritu contemplativo y las civilizaciones fantásticas de Fez. El resultado es un juego de puzles relajado donde no hay peligros mortales: solo obstáculos que resolver al ritmo de cada cual.

La princesa protagonista, Ida, visita diversos monumentos en un viaje de redención y autoconocimiento que se narra mediante breves incisos: encuentros con otros personajes y animaciones al fin de cada nivel. Con estos pocos elementos narrativos relata una bonita historia que, si bien carece de profundidad, logra emocionar.

El efecto se potencia en conjunción con su música atmosférica, agradables modelados y aspecto minimalista de formas facetadas y colores planos y vivos. La suma de cada apartado debe funcionar, y por ello los niveles se han creado cumpliendo tres requisitos: el interactivo (que sean interesantes para jugar), el arquitectónico (que tengan una lógica constructiva) y el gráfico (que sean pequeñas obras de arte en sí mismos: de hecho, se pueden guardar capturas desde la propia aplicación).

Todo se basa en girar o arrastrar elementos del escenario usando la pantalla táctil y pulsar en un punto para que el personaje se desplace hasta ahí (siempre que la ruta sea posible). Los únicos enemigos del juego son unos “hombres-cuervo” que bloquean el camino al jugador. Para evitar confusiones, los decorados contienen pistas visuales, se puede acercar la vista y la lógica de sus mecanismos es elemental. La dificultad es por tanto asequible, con picos hacia el final, aunque sus diez niveles no duren demasiado.

Si el reto no es suficiente, hay también disponible una expansión, Monument Valley: Forgotten Shores, que añade ocho nuevos capítulos con desafíos aún mayores. Aunque la carga narrativa es menor porque los niveles transcurren antes del final del juego, se mantiene la sensibilidad del original y se incluyen situaciones igual de emotivas.

Tanto el original como su expansión satisfarán a personas de todas las edades, especialmente a las mentes más inquietas, sensibles y sosegadas. Probablemente haya sido el juego de puzles más sorprendente y cautivador de 2014, y es desde ya de los mejores de todos los tiempos sin importar la plataforma.