inFAMOUS SECOND SON

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La franquicia de Sony sobre gente con poderes (una suerte de X-Men sin licencia) llega en exclusiva a PS4 con una entrega más espectacular y menos continuista.

A las afueras de Seattle, el joven Delsin Rowe convive pacíficamente con su tribu de nativos americanos mientras desafía al sistema con sus pintadas. Cuando la tirana de la ciudad ataca a la tribu con su poder de hormigón, Delsin se propone usar su recién descubierta capacidad de asimilar poderes para derrocarla y revertir el daño causado.

La trama no es innovadora pero mantiene el interés con sus giros, personajes carismáticos y posibilidad de enfocarla desde el bien o el mal según los actos del jugador (tanto en la ciudad como en las escenas de vídeo). En ambos casos, el desarrollo narrativo y humano es coherente aunque podría haber más complejidad moral.

Para avanzar en la trama hay que alcanzar objetivos a lo largo del amplio mapa de Seattle. Aparte de esto, se pueden cumplir misiones secundarias y moverse libremente por la ciudad a pie, trepando por el mobiliario y los edificios, o usando poderes. El indicador de karma se llena en un sentido u otro según se opte por matar indiscriminadamente o inmovilizar al enemigo y ayudar a los civiles. Pero no se contemplan acciones como la conducción de vehículos y los daños son limitados.

Los combates contra las fuerzas opresoras son el núcleo del juego. Mientras que los golpes físicos son imprecisos y repetitivos, cada poder (de entre los cuatro disponibles al final) ofrece un amplio abanico de opciones para la defensa, el ataque y el desplazamiento. Dichos poderes se pueden potenciar con los puntos que se recopilan y son lo más espectacular del título: su despliegue de partículas y efectos visuales evidencia el avance tecnológico.

Parte del interés de los combates reside en las limitaciones del protagonista: no resiste demasiado daño (aunque sana en momentos de calma), no puede llevar más de un tipo de poder encima, y necesita absorber el poder deseado desde una fuente cercana (como un cartel luminoso) para equiparlo o recargar sus habilidades. El resto lo ponen los enemigos, con una inteligencia competente y unas habilidades sobrehumanas parejas a las de Delsin. El resultado: trepidantes e imprevisibles combates por tierra y aire.

El despliegue audiovisual es por el momento el referente dentro del sistema: el juego corre fluido a la mayor resolución disponible y pone en pantalla multitud de elementos con acabados realistas y definidos. Su apartado artístico sorprende por la imaginación de los poderes y la mezcla sonora, con un correcto doblaje al castellano, es potente.

En conclusión, si se dispone de una PS4 es una exclusiva a tener en cuenta porque marca la diferencia generacional. Es un título superheroico espectacular y divertido que hará las delicias de los jóvenes.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares