Un mar sin orillas. El trabajo del Opus Dei en Centroamérica

Antonio Rodríguez Pedrazuela

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Rialp. Madrid (1999). 357 páginas. 2.500 ptas.

Esta obra no es tanto un libro de memorias como “de aventuras”, en palabras del autor. Y es que Pedrazuela, ordenado sacerdote en 1953, fue uno de los primeros en iniciar la labor apostólica del Opus Dei en Centroamérica, donde ha vivido casi medio siglo. Así, aunque su relato se inicie en la II República Española y la guerra civil (lo que aporta al lector un interesante panorama del clima en que vivió el autor su primera juventud), este libro es sobre todo la narración coral de personajes que desde los años 50 hasta hoy se han cruzado con Pedrazuela al otro lado del Atlántico: un judío sefardita, dos hermanos de ascendencia árabe, varios cardenales y obispos, dos niños de la calle, una indígena cakchiquel, un pediatra…

Todas estas vidas, por encima de las etnias, las nacionalidades y las opciones culturales y políticas, han conocido un hondo terremoto interior que en vez de destruirlas, las ha cimentado y construido. Esa actividad sísmica espiritual constituye, a mi juicio, la médula de este libro, en el que se cuentan también terremotos naturales, como los de Guatemala y Nicaragua.

El texto suscita la sonrisa, la emoción, la carcajada a veces. Es un relato estimulante para esos que piensan que bastantes desgracias tiene la vida. Estamos tan acostumbrados en Europa a que ciertos productos publicitarios y cinematográficos nos hablen de Centroamérica como si allí sólo hubiera pobreza y problemas, que su optimismo nos sorprende.

Pedrazuela huye de la retórica efectista y sentimentaloide. Como tantos que batallan en países azotados por la pobreza y la guerra, no le gustan los tópicos ni las valoraciones simples. Para él, determinados problemas son mucho más que un tema: son su propia vida. Hasta podría subtitularse “Historia de un revolucionario centroamericano”; con la diferencia de que su revolución continúa dando frutos de paz y tolerancia, y no es un negocio para los fabricantes de nostalgias, pósters y camisetas.

Un mar sin orillas cuenta una buena historia y la cuenta muy bien. Pedrazuela ofrece datos reveladores sobre figuras muy conocidas, como las últimas horas del arzobispo “scar Romero, de El Salvador. Y, además, como decía al principio, ha escrito una historia mitad de aventuras, mitad de amor.

Yago de la Cierva