Un escritor en guerra

TÍTULO ORIGINALA Writer at War. Vasily Grosmann with the Read Army 1941-1945

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Antony Beevor,Luba VinogradovaCrítica. Barcelona (2006). 479 págs. 24 €. Traducción: Juanmari Madariaga.

Cuando el historiador inglés Anthony Beevor estaba recopilando material para su libro Stalingrado (2000), se encontró con los cuadernos inéditos que el novelista y cronista de guerra Vasili Grossman escribió entre 1941 y 1945 sobre los principales acontecimientos bélicos de aquellos años. Este libro reproduce estos cuadernos de notas, algunos artículos y fragmentos de cartas personales, cedidas por la familia de Grossman, acompañados de unas ajustadas informaciones de los autores sobre la marcha de la guerra y los numerosos personajes, la mayoría militares soviéticos, que se citan en las notas.

Vasili Grossman, de origen judío, había nacido en 1905 en la localidad ucraniana de Berdichev, donde tuvo lugar una de las mayores matanzas de ciudadanos judíos en la URSS; entre las víctimas estaba su madre, suceso que trastorna al escritor y que provoca no pocos momentos dramáticos en estos escritos. En agosto de 1941 se incorpora al Ejército Rojo para trabajar como cronista de guerra en el periódico Estrella Roja, muy leído por soldados y militares y también por la población civil. Las notas que Grossman fue tomando le sirvieron posteriormente para la elaboración de sus artículos periodísticos y como material para sus futuras novelas, como “El pueblo inmortal”, publicada en 1942 con gran éxito entre los soldados soviéticos. A diferencia de sus artículos, revisados y corregidos después por la censura militar, a veces hay en estas notas críticas sobre algunas de las decisiones de sus jefes militares y las actuaciones de los soldados, especialmente en territorio alemán. Para Beevor, “si la policía secreta del NKVD hubiera leído esos cuadernos de notas lo habrían enviado inmediatamente a un campo del Gulag”.

En estos escritos Grossman se detiene en la marcha de la guerra, que describe con todo lujo de detalles. También incluye anécdotas de interés humano, comentarios, fragmentos de entrevistas y conversaciones que explican mejor en muchas ocasiones lo que él definió como “la verdad despiadada de la guerra”. Especialmente interesantes, y de gran calidad literaria, a pesar de la desolación que pueden transmitir, son sus descripciones de la ciudad de Stalingrado. Sobrecogedor es su artículo “El infierno de Treblinka” -posteriormente citado en el juicio de Nuremberg-, que contiene una pormenorizada descripción de las consecuencias del Holocausto judío en esa localidad polaca,

Ya después de la guerra, Grossman fue marginado y considerado sospechoso cuando intentó divulgar los crímenes cometidos contra los judíos. El holocausto, y la crítica al régimen soviético, fueron los temas de su novela más famosa, “Vida y destino”, que escribió en 1960 y que intentó publicar sin suerte. Su novela fue confiscada y las autoridades soviéticas “saquearon los apartamentos de Grossman y su mecanógrafa, llevándose hasta el papel carbón y las cintas de la máquina de escribir”. Pero una copia de esta novela cayó en poder del escritor Vladímir Voinóvich, quien consiguió enviarla al extranjero y que se publicase en Suiza en 1984. Hasta finales de los ochenta no apareció en la URSS. Grossman murió en 1964.

Para Beevor, “fue el más perspicaz y honrado testigo de lo sucedido en el frente soviético (…). La agudeza de sus observaciones y la humanidad de sus valoraciones suponen una lección inestimable para cualquier escritor o historiador”.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares