Un canto nuevo para el Señor

TÍTULO ORIGINALEin neues Lied für den Herrn

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sígueme. Salamanca (1999). 210 págs. 1.900 ptas. Traducción: Manuel Olasagasti.

“E n los años del movimiento litúrgico, y también en los inicios de la reforma litúrgica conciliar, muchos creyeron que el tema de un modelo litúrgico adecuado era un asunto puramente pragmático (…). Hoy está claro que en la liturgia se ventilan cuestiones tan importantes como nuestra comprensión de Dios y del mundo, nuestra relación con Cristo, con la Iglesia y con nosotros mismos: (…) nos jugamos el destino de la fe y de la Iglesia”. Así abre el cardenal Ratzinger el prólogo de esta recopilación de escritos y conferencias, entre 1984 y 1995.

Este género de ensayo muy breve le va estupendamente al genio del cardenal Ratzigner. Le da gran libertad a la hora de escoger y enfocar los temas, y, al mismo tiempo, le exige ejercer al máximo su capacidad de síntesis. En la parte central de este libro se encuentran los tres artículos más importantes, dedicados al misterio de la resurrección de Cristo como fundamento de la liturgia cristiana, a la idea cristiana de templo y al sentido de la música litúrgica. Como colofón, ha añadido dos breves escritos sobre la práctica de la confesión (es una entrevista) y sobre el sentido de la Iglesia y de la liturgia como preparación al sacerdocio. Este conjunto va precedido de una primera parte más directamente teológica sobre el misterio de Cristo, la Iglesia y la esperanza cristiana en el poder de Dios.

Una feliz coincidencia ha hecho que, casi al mismo tiempo, se haya traducido finalmente al castellano La fiesta de la fe (Desclée de Brouwer, 1999). A este libro se le podría considerar como el antecedente inmediato del aqui reseñado. La fiesta de la fe reúne también diversas intervenciones del Cardenal Ratzinger sobre liturgia, aunque son, en general, anteriores a su consagración episcopal (1977). Sería interesante advertir continuidades y evoluciones.

Juan Luis Lorda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares