Tres reformadores. Lutero-Descartes-Rousseau

TÍTULO ORIGINALTrois Réformateurs. Luther-Descartes-Rousseau

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones Encuentro. Madrid (2006). 199 págs. 20 €. Traducción: Ángel Álvarez Miranda.

Ediciones Encuentro recupera esta clásica introducción a la Filosofía moderna, muy recomendable para quienes deseen hacerse una idea de la evolución del pensamiento filosófico. Pero en este ensayo Maritain expone también algunas de sus nociones sobre la persona, que influirán posteriormente en el personalismo comunitario, de la mano de Mounier.

“Tres reformadores” (1925) fue un libro importante para el pensador francés, ya que, en cierto modo, suavizó su juicio sobre la modernidad. En cualquier caso, en estas páginas se expone un pensamiento filosófico animado por la fe y por la dignidad de la persona.

¿Cuáles son para Maritain los defectos del pensamiento moderno? El individualismo, el racionalismo y el sentimentalismo. Lutero, exagerando el legado nominalista, subjetiviza la fe. Maritain resalta que el protestantismo no es un error teológico, sino humano: Lutero pierde la confianza en el hombre porque ha perdido antes la confianza en Dios. Descartes es el precursor del positivismo cientificista y Maritain le acusa de “pecado de angelismo”. Rousseau merecería un libro aparte porque, sin lugar a dudas, su influencia es más palpable en la actualidad. Tanto en la educación como en la política, el pensador ginebrino es un ejemplo de la contradicción moderna.

Se trata de un libro profundo y de gran actualidad, que identifica a los padres intelectuales de muchos dogmas contemporáneos. Maritain, con el recurso de Santo Tomás de Aquino, advierte las insuficiencias de sus planteamientos.

Josemaría Carabante

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares