Tomás de Aquino. Vida, obras y doctrina

Friar Thomas D'Aquino: His Life, Thought and Works

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (1994). 459 págs. 3.250 ptas. Edición original: Doubleday,The Catholic University of America Press, (1983).

Con motivo del séptimo centenario de la muerte de Tomás de Aquino, celebrado en 1974, se publicó la primera edición de esta biografía, que sintetiza su pensamiento y recorre sus obras con una perspectiva diacrónica. El plan original de Weisheipl, un dominico canadiense que fue profesor en el Instituto Pontificio de Estudios Medievales de Toronto, era escribir una obra para principiantes. Pero a medida que avanzaba se percató de que muchos expertos desearían usarlo como libro de consulta.

El estudio no pretende conseguir tanto un estilo ágil como la fiabilidad de sus fuentes. De hecho, las citas -necesarias- entorpecen la lectura. Pero no impiden que el público universitario interesado disfrute con la activísima vida intelectual de este teólogo y filósofo santo.

De la edición española, traducida por Frank Hevia, se ha encargado Josep-Ignasi Saranyana, Profesor Ordinario de Historia de la Teología de la Universidad de Navarra, que asegura presentar la que “es, hoy por hoy, la mejor biografía genético-histórica de Tomás de Aquino”. Prueba de su éxito son sus diversas ediciones en inglés, italiano, francés y ahora en español.

El libro unifica el método histórico con la perspectiva filosófica, lo que permite encontrar las tesis de Tomás de Aquino en su contexto, saber por qué escribía, a quién se dirigía. Las aportaciones de Weisheipl facilitan la comprensión de las tesis tomistas y, además, plantean en sus justos términos cuestiones biográficas todavía poco claras.

Weisheipl, que en 1973 esperaba ver resurgir el interés por Tomás de Aquino -como de hecho está sucediendo-, asegura que éste se mantuvo firme a un conjunto de principios que nunca abandonó. Pero, como toda persona, también modificó o rechazó algunas de sus tesis juveniles. Por tanto, su estudio diacrónico es posible y acertado, aunque no definitivo. Weisheipl reconoce: “es posible que lo que ignoramos nunca sea desentrañado”.

El trabajo concluye con un capítulo final dedicado a las fuentes primarias y un breve catálogo de obras auténticas del Aquinate, muy útiles para el especialista.

José María Garrido