The Third Way to a Good Society

Amitai Etzioni

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Demos. Londres (2000). 63 págs. 9,95 libras.

Difícilmente se puede ser más sabiamente conciso. Amitai Etzioni resume en solo 63 páginas los puntos fundamentales del debate comunitarista actual, y añade una certera crítica a ciertas interpretaciones interesadas y desviadas de un concepto que él fue el primero en apadrinar: la Tercera Vía.

Etzioni reconoce su débito con Martin Buber y con la distinción entre las relaciones yo-tú y yo-cosas, para asegurar que el fundamento de la “buena sociedad” es el principio de que las personas son fines y no medios para nada. Esto debe tener ciertas manifestaciones en el ordenamiento sociopolítico. El cúmulo de esas manifestaciones es lo que llamamos Tercera Vía.

La buena sociedad es una sociedad equilibrada con tres puntos de apoyo: el Estado, la comunidad y el sector privado (el mercado). Es necesario que los tres se coordinen (en el mundo occidental, el déficit más grande es el comunitario) mediante un acuerdo que Etzioni llama el bagaje moral de la sociedad. El estamento político tiene reservado un papel importante, pues el Estado debe permitir más protagonismo comunitario (retirarse de un terreno conquistado) y a su vez debe velar para que el mercado se respete a sí mismo (conquistar un terreno nuevo).

Muchos de los planteamientos abogados por Etzioni ya eran conocidos y están desgranados en varios de sus libros anteriores, pero aquí todo tiene el valor de la precisa recopilación y del acertado discernimiento.

La defensa e importancia de la comunidad está en este libro muy bien argumentada. Y lo está desde una postura de coherencia intelectual que no suele encontrarse en la literatura académica al uso. Etzioni es un autor de izquierdas que defiende la familia y, en concreto, esa familia que es mejor para la educación de los hijos.

En el libro encontramos una encendida defensa de lo que Etzioni llama el “rico mínimo básico para todos” como elemento indispensable en una política que apunte a eliminar uno de los mayores retos de nuestro tiempo: la exclusión social. Tenemos aquí una consecuencia práctica del lema que preside uno de los subapartados del texto: “Responsabilidad de todos y para todos”. La exclusión social es sin duda el factor de disgregación que antes nos ha avisado de la necesidad de plantearnos el cambio de paradigma por el que Etzioni lleva clamando de manera decidida.

La buena sociedad es esencialmente universalista. Etzioni defiende el mutualismo (ayuda a todos) frente al voluntarianismo (ayuda al necesitado); confía en la paulatina desaparición de la escasez a la que conduce la interconexión y la nueva sociedad del conocimiento; apuesta por el devolucionismo estatal y la desregulación política de la vida social en el marco de una comunidad de comunidades (más precisa que una sociedad de naciones); argumenta la conveniencia de formalizar (como se ha hecho con los derechos básicos) las responsabilidades básicas (“es erróneo pensar que no hay derechos sin responsabilidades o viceversa”); y, sobre todo, aboga por redimensionar la misión educativa más allá de la ciudadanía nacional hacia la civilidad sustentada en virtudes.

Para los que no están familiarizados con la trayectoria de este veterano profesor judío-alemán-nortemericano, The Third Way and the Good Society es un certero camino para conocerlo.

José Pérez Adán

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares