Técnica, medicina y ética

Hans Jonas

Paidós. Barcelona (1997). 206 págs. 2.100 ptas.

En El principio de responsabilidad, su obra más famosa, Hans Jonas desarrolla su conocida tesis: el poder que el hombre ha alcanzado, a través de la ciencia y la técnica, puede reportar inmensos beneficios; pero también puede ser un grave peligro para la humanidad. Por eso, a más capacidad de hacer, más necesidad de responsabilidad. Nuevas formas de poder exigen nuevas formas éticas, que se añadan a lo que siempre ha tenido vigencia moral.

En Técnica, medicina y ética (1985), Jonas desarrolla sus ideas en el contexto de la ciencia médica y sus correlatos técnicos. La ciencia biológica ha situado al hombre en un papel que hasta ahora sólo la religión le había atribuido: el de administrador o guardián de la creación. Y desde él se enfrenta a una cuestión metafísica nueva: si es responsabilidad suya conservar al ser humano, respetar su herencia genética, tal como ha llegado hasta nosotros. Ahora bien, para superar la ambivalencia de la técnica -que puede liberar o esclavizar-, es preciso someterla al dominio de una razón extratecnológica.

Técnica, medicina y ética es una reflexión honesta que trata de dotar de fundamento nuevo -la responsabilidad por la humanidad- al respeto por los dinamismos de la naturaleza humana. A falta de ese respeto, el hombre queda reducido a objeto neutral en materia de valores. Y todo porque no existe una naturaleza sin finalidades.

El lector se verá envuelto en una argumentación nueva, aparentemente débil, inmanente -cuasi ecológica-, que enfrenta los graves problemas morales de la ciencia y los resuelve sin especiales recursos metafísicos. De este modo se plantean la experimentación en personas, la responsabilidad del médico y del científico ante el paciente en cuanto sujeto y cuerpo, la anticoncepción, la esterilización, el aborto, el control de la natalidad y otras cuestiones actuales de la ética médica.

En los últimos capítulos, el autor penetra con especial dominio en la tecnología genética. Examina previsibles desarrollos -incluida la clonación-, alerta contra los peligros de la manipulación genética y nos avisa del riesgo de deslizarnos sin plena advertencia, a lomos de una ciencia sin valores, hacia un siniestro juego prometeico.

Al final, Jonas aborda la muerte cerebral, el coma irreversible y los problemas en torno a las técnicas de prolongación de la vida. Sobre estas cuestiones, mantiene posturas a favor de un ethos de la muerte, presidido por un derecho a morir en el sentido de respetar los cauces de la naturaleza.

Técnica, medicina y ética es un libro que los interesados en la bioética deben leer, aunque perciban la aparente fragilidad o utopía de algunos argumentos que no puedan compartir del todo.

Manuel de Santiago

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares