Reglas y consejos sobre la investigación científica. Los tónicos de la voluntad

Santiago Ramón y Cajal

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espasa Calpe. Madrid (2000). 224 págs. 1.500 ptas.

Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906 por sus investigaciones sobre la estructura del sistema nervioso, es, todavía, el científico español más citado en las revistas científicas internacionales. Su trabajo, en solitario, con una enorme abnegación, y en mucha parte a sus expensas, ha quedado como verdadero ejemplo de lo que es voluntad de saber y servicio a la ciencia. El origen de este libro testimonial de la cultura española fue su discurso de ingreso a la Academia de Ciencias (1897).

Después de hablar de las enfermedades de la voluntad, de las megalomanías quiméricas, de la dejadez y del diletantismo, el gran neurólogo repasa las condiciones personales para la investigación científica, y postula la creación de un ambiente y unas instituciones capaces de alentarla y sostenerla. Es necesario trabajar, y trabajar bien; con método y rigor; adquiriendo todas las virtudes de atención y voluntad que requiere una tarea seria. Ha pasado un siglo y la situación social y científica de España se ha transformado. Pero hay algo que no cambia: cada uno de los que empiezan necesita tónicos de la voluntad para esforzarse en cultivar el impulso científico y el buen hacer en el trabajo.

Juan Luis Lorda

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares