Rabí Jesús de Nazaret

Francisco Varo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Biblioteca de Autores Cristianos. Madrid (2005). 224 págs. 14 €.

Tras casi cincuenta años en los que las vidas de Jesús apenas tuvieron presencia en el mercado editorial, en la última década son más de una quincena los libros solventes que se han publicado en castellano. En general, estos libros son el corolario del camino que ha seguido la investigación sobre los evangelios en los últimos veinticinco años. Los descubrimientos de la arqueología y un mejor conocimiento de la literatura rabínica -y de otros grupos judíos como el de Qumram- han puesto de manifiesto la coherencia del ambiente de aquel momento histórico con el que se respira en los evangelios. La conclusión es que, también desde el punto de vista histórico, podemos saber mucho de Jesús; es más, los evangelios, si bien están escritos por hombres de fe, son también memoria histórica de hechos y palabras que acontecieron en un momento determinado de la historia.

Con este bagaje algunos autores escriben obras que pueden encuadrarse en lo que se denomina Jesús histórico. Este libro de Francisco Varo, profesor de Antiguo Testamento y de Historia del Judaísmo en la Universidad de Navarra, trata de presentar el contexto del judaísmo del siglo I para ver, a la luz de los evangelios, la significación y la trascendencia que tienen las palabras y los gestos de Jesús narrados en los relatos evangélicos.

Tras una breve historia de la investigación crítica sobre los evangelios en los últimos dos siglos, el autor describe el contexto social y religioso en el que vivió Jesús (marco histórico, población, vida familiar y social, grupos religiosos…).

A continuación, dedica dos capítulos a la mención de Jesús en las fuentes romanas y judías. Lo que se deduce de un estudio crítico de los textos que se examinan -historiadores romanos y el Talmud- es que el eco que suscitó Jesús, y que se refleja en el Nuevo Testamento, se puede ver también en esos textos; aunque la argumentación tenga que ser, a veces, a contrario.

Los siguientes tres capítulos tratan aspectos de acciones que Jesús realizó en su vida pública, que manifiestan su personalidad, y que, al final, permiten entrever no sólo su personalidad sino su Persona. Estos aspectos se refieren a su actitud respecto de sí mismo -puede pensarse en el discipulado, en las exigencias del seguimiento, etc.-, al modo de enseñar, y a los milagros de Jesús.

Los tres últimos capítulos del libro se destinan a la pasión, la resurrección y la predicación sobre Jesús. Este último capítulo se titula “Jesucristo” y en él se hace un breve recorrido a través de la primera predicación sobre Jesús -con los títulos que se le dan en la predicación apostólica-, de los bulos que se propagaron contra él o contra los cristianos -algunos de los cuales, otra vez con una argumentación a contrario, permiten ver la verdad de lo predicado sobre Jesús-, y de los evangelios apócrifos, tan distintos de los canónicos.

La obra no es un estudio pormenorizado de todo el evangelio. Lo que pretende Varo es que el lector sea capaz de leer el texto de los evangelios de una manera culta, y también que pueda revivir el ambiente en el que enseñó y actuó Jesucristo.

El tono del libro es didáctico, y el estilo ágil y vivo. Varo conoce bien el contexto judío y también la investigación moderna sobre los evangelios. Sobre este fondo compone una exposición bien trabada, evitando el embrollo y la discusión, en la que sin duda hay que resaltar la amenidad.

Vicente Balaguer

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares