Proceso de una conversión. Don Manuel García Morente

Carlos Barres García

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

San Pablo. Madrid (2000). 124 págs. 1.300 ptas.

Asistimos a una moderada pero constante recuperación de esta figura del pensamiento español, Manuel García Morente. Profesor de Ética, gran traductor de ensayo y filosofía (sobre todo, Kant y Scheler), decano de aquella áurea Facultad de Filosofía de Madrid en que brillaba Ortega, testigo de los males de la Guerra Civil, converso en París y sacerdote en la inmediata posguerra, es un personaje destacado de la historia española del siglo XX. Su muerte prematura (1942), a los dos años de su ordenación y en los fervores del triunfo nacional, truncó el desarrollo intelectual que cabía esperar: quizá una integración de las éticas kantiana y schleriana. Su talante intelectual, honesto y moderado, quedó empañado, en la inmediata posguerra, entre los excesos retóricos y políticos de los victoriosos, y el silencio o la incomodidad de quienes le habían sido próximos y se sentían vencidos, en la marginación o el exilio. De estos, solo le quedó Marías. Este breve estudio sobre su conversión, que procede de una tesis, hace un esfuerzo por mostrar su itinerario espiritual, recuperando su contexto histórico y centrándose, de manera particular, en las claves y evoluciones de su pensamiento ético. El intento es legítimo, aunque puede resultar algo más explícito que el propio Morente, siempre tan circunspecto en las tareas de pensamiento. Hasta su muerte, era perfectamente consciente de lo que le faltaba para transformar su mente. Lo esperaba como una gracia. Y la recibió de otro modo.

Juan Luis Lorda