Mis recuerdos

Ediciones del Viento. La Coruña (2008). 224 págs. 18,50 . Traducción: Isabel García López.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mis recuerdos es una obra del poeta indio Rabindranath Tagore (1861-1941), inédita en España hasta la presente edición. Después de su lectura, se agradece la suerte de que este libro le haya caído a uno en las manos.

Recordando mi infancia, creo que el pensamiento más recurrente en ella era que vivía rodeado de misterios. Algo inimaginable estaba acechando por todas partes y la pregunta más apremiante cada día era: ¿cuándo, cuándo lo encontraremos? Como si la naturaleza sostuviera algo escondido en el hueco de las manos…” Al lector le llega la voz íntima de Tagore mientras lee, y de su mano se traslada aparentemente lejos en el tiempo y el espacio, y lo que realmente ocurre es que camina por su propio espacio íntimo y reconstruye sus propios recuerdos.

Al misterio de la infancia se añade en este texto el de la India colonial vista por la mirada del niño y del adolescente. A ese tiempo nos traslada la pluma del hombre maduro que recuerda y reconstruye su pasado, colmado ya de vida y de experiencia: cuando escribió esta obra Tagore tenía 50 años.

El relato nos conduce al nacimiento del poeta, un despertar lento y a la vez impetuoso: los primeros apuntes, los primeros libros y su publicación. Sobre estas experiencias dice: “la fuerza que gané escribiendo libre de todas las trabas de la tradición me llevó a descubrir que había estado buscando en lugares imposibles algo que estaba, en realidad, en mi interior”.

Con 17 años Rabindranath Tagore se traslada a Brighton en Inglaterra, después a Londres. Durante este tiempo sus experiencias se multiplican, por ejemplo: “No puedo afirmar que sentí el alma de la música europea, pero lo poco de ella que desde el exterior llegué a comprender me atrajo mucho… Lo que tengo en mente es la diversidad, la profusión de las olas del mar, el incesante juego de luz y sombra sobre las ondulaciones…”

El relato nunca pierde interés ni intensidad: en cada página se constata el conocimiento y la cercanía de una persona extraordinaria que, con toda sencillez, nos comunica su verdad íntima.

Deberían existir muchos libros como este para que -sumergidos en sus páginas- pudiésemos encontrar belleza, pensamiento, paz, profundidad, y así conocernos mejor a nosotros mismos.

Este libro es, como todos los de Tagore, un pozo de sabiduría y de belleza del que se puede volver a beber una y otra vez.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares