Mil y una voces

Jordi Esteva

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El País-Aguilar. Madrid (1998). 313 págs. 2.600 ptas.

El periodista y fotógrafo Jordi Esteva se ha especializado en presentar a los lectores de lengua castellana a escritores y artistas árabes de nuestro tiempo. Su propósito es desmontar tópicos negativos con que se envuelve la cultura islámica en el mundo occidental, al menos de un tiempo a esta parte, como consecuencia de la oleada de violencia integrista y de la ignorancia.

Con su propósito desmitificador, Jordi Esteva ha entrevistado a una serie de personajes que se distinguen por dos rasgos: por su oposición al integrismo y por ser actores más o menos cercanos de la crisis de valores que sufre el mundo árabe. El resultado es este libro, que me atrevo a calificar de fascinante, porque a medida que se intenta mostrar el rostro amable y tolerante del Islam, se pone de manifiesto, con toda crudeza, el tremendo vacío producido por los traumas de la época colonial, la corrupción del poder y el fracaso de los nacionalismos.

El autor deja hablar a sus entrevistados sin apenas contradecirlos, ni siquiera cuando opinan sobre aspectos del cristianismo con evidente desconocimiento, quizá porque el propio Esteva, bien informado sobre la historia contemporánea árabe, carece de argumentos en un terreno que debiera serle más familiar. Las respuestas de sus personajes dibujan una sociedad civil que aspira profundamente a la modernidad, sin tener que renunciar por ello a las señas de identidad islámicas, y, por lo tanto, sin abrazar las costumbres laicistas que horrorizan a la mayoría.

Según el jurista tunecino Yahd Ben Achur, ningún proceso democrático puede darse mientras existan tensiones sociales que afecten a los problemas de identidad y del fondo del ser humano. ¿Para cuándo, pues, la modernidad? Más aún, ¿es compatible el Islam con la democracia? ¿Qué tipo de pensamiento prevalecerá en el mundo islámico una vez que consiga superar sus crisis?

A estas y otras muchas preguntas tratan de responder en profundidad el analista franco-argelino Sami Nair, el sociólogo y filósofo tunecino Abdeluahab Budiba, el investigador palestino y cristiano Bichara Jader, la arabista española Gema Martín Muñoz, el escritor hispano-marroquí Juan Goytisolo, el historiador francés Alain de Libera, el filólogo español Victor Pellejá, la cineasta tunecina Mufida Tlati, la escritora y periodista marroquí Farida Benyazid, la historiadora y escritora marroquí Fátima Mernisi, el novelista egipcio Sonallah Ibrahim, el cineasta tunecino Farid Buguedir, la cineasta egipcia Safaa Fathi y el escritor tangerino Mohamed Chukri.

Cada cual, desde su formación y ventura personales, analiza un aspecto de la cultura árabe-musulmana sin apenas discrepancias en su forma de percibir una realidad que, si bien rompe el tópico de “Islam igual a violencia e intolerancia” -sólo aplicable al integrismo-, deja al descubierto demasiadas heridas para esperar una pronta transición hacia modernidad.

Manuel Cruz