Marcel Proust

Ghislain de Diesbach

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (1996). 644 págs. 6.900 ptas.

Ghislain de Diesbach ha plasmado el retrato de Marcel Proust (1871-1922) en esta obra exhaustiva, Gran Premio de biografía de la Academia Francesa. Concienzudo en su trabajo, De Diesbach da muestra en estas más de seiscientas páginas de un hondo conocimiento del famoso escritor y de su entorno. Una rica documentación acerca de los hechos históricos, el estudio al detalle de las costumbres y de la sociedad parisinas, los numerosos testimonios de personajes contemporáneos de Proust y un profundo dominio de su literatura, permiten a Ghislain de Diesbach ofrecernos un retrato completísimo.

La biografía describe numerosos pormenores de la infancia y de las relaciones familiares de Proust, tan decisivos en sus escritos posteriores. Paso por paso, el autor dibuja el esforzado y progresivo ascenso de Proust dentro de la escala social, en la que se introdujo gracias a un descaro que le hizo capaz de ignorar y combatir el desprecio de sus mayores enemigos. Un trabajo ininterrumpido permitió al escritor francés acceder a conocidas publicaciones, a través de las que consiguió dar a conocer poco a poco su talento. Simultáneamente, Proust continuó reforzando su posición en la alta sociedad, ante la que escondió su inmoralidad personal. A pesar de su mala salud, el trabajo de Proust se intensificó, lo que hizo posible la publicación de una obra literaria de gran volumen que le valió algunos premios importantes de la literatura francesa.

De Diesbach realza un rasgo característico de la personalidad de Proust: su capacidad para atraer hacia su mundo ficticio, no sólo a los personajes de sus obras, sino también a los que le rodeaban, quienes, incluso en contra de su voluntad, entraron en el juego que el escritor les marcó.

Cabe destacar la maestría con que se describen las costumbres y los formalismos sociales de la época; descripciones a las que acompaña un tono de ironía ante la inmoralidad que los personajes se esfuerzan en disimular. La obra tiene una estructura cronológica lineal, que sigue al detalle los pasos de Proust. No debe pasar inadvertida la elegancia estilística y la riqueza de vocabulario que muestra De Diesbach en esta biografía.

Inés Gil-Casares Gasset