Mapa del mundo personal

Julián Marías

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alianza. Madrid (1993). 206 págs. 1.000 ptas.

El libro no es una antropología sistemática -a la que el autor dedicó otros escritos-, sino narrativa: “el posible mapa ha de conservar el carácter argumental y dramático”, puesto que la vida es drama. Marías inicia su ensayo distinguiendo tres niveles de convivencia humana, cada cual más íntimo: “el propiamente social, el psicológico o de trato interindividual sin efectiva intimidad y el personal en sentido estricto”. A continuación, describe las relaciones humanas más generales desde la niñez hasta la muerte, y trata de descubrir el núcleo de lo personal, las relaciones donde hay intimidad, porque “la persona se nutre de personas”, dice.

Como es una topografía de las relaciones humanas, las primeras páginas son más difusas, al igual que los recuerdos sobre la niñez de un hombre ya maduro; después, el autor va concretando: escribe acerca de su presente, o de un pasado más cercano. El mapa adquiere relieve: se habla de la amistad, del amor personal…

Ahora bien, para arribar al núcleo de lo personal hay que cribar las interpretaciones falseadas del amor. En nuestra época, señala Marías, surgen y se esfuman demasiadas relaciones ocasionales y queda poco margen para lo estrictamente personal, para el amor en definitiva, que es la clave de ese ámbito.

Marías aporta enfoques interesantes sobre situaciones corrientes: las amistades temporales, las propias entre varón y mujer, la del hombre con Dios, el amor compartido y el no correspondido. Que el mapa sea un bosquejo y que esté inconcluso, como reconoce su autor, no quita mérito a este trabajo, madurado durante muchos años y “precipitado” en cuarenta días.

José María Garrido