Los Señores del aire: Telépolis y el Tercer Entorno

Javier Echeverría

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Destino. Barcelona (1999). 492 págs. 2.500 ptas.

Javier Echeverría parte de la tesis de que las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones están dando lugar a un nuevo espacio social, radicalmente diferente a los entornos natural y urbano en los que tradicionalmente han vivido los seres humanos. Este incipiente ámbito constituye el tercer entorno, que resulta más global, electrónico y digital. Esta explicación inicial nos permite entender la gran metáfora sobre la que se asienta este original ensayo. Original, primero, porque demuestra que no hay transformaciones tecnológicas profundas sin cambios radicales en la mentalidad social. Segundo, porque propone una peculiar fórmula para interpretar el proceso de cambios.

El libro se divide en tres partes. En la primera, tras unas reflexiones filosóficas cercanas a Ortega, el autor plantea la hipótesis del tercer entorno y describe veinte rasgos que le identifican frente a los escenarios natural y urbano. A continuación propone dos cuestiones: ¿Es posible construir una ciudad, Telépolis, en el tercer entorno? ¿Es posible que esa ciudad sea democrática?

Sobre la posibilidad de una Telépolis, Echeverría ofrece varios argumentos. Uno es la evidencia de que todo tipo de actividad realizable en los entornos natural y urbano se está produciendo, también, en Telépolis. Por otro lado, si en cualquier rincón del planeta es posible la diferencia entre la esfera pública y la esfera privada e íntima, esa misma distinción también es patente en el tercer entorno.

El gran desafío que supone la democratización del tercer entorno lo aborda con originalidad y visión futurista. Propone aquí el binomio identidad-corporeidad que da lugar al concepto de los telecuerpos: nuestro cuerpo siempre se halla en cualquiera de los dos primeros entornos, pero puede actuar en el tercero. Este tercer entorno se presenta como un régimen neofeudal cuyo poder reside en las grandes compañías multimedia, a las que denomina los señores del aire. Javier Echeverría propone un conjunto de medidas que permitan constituir un tercer entorno democrático, para pasar, finalmente, a un estadio superior cuya realización es de mayor envergadura: humanizar Telépolis. Pese a todo, no hay que olvidar que la ciudad telemática llegaría a ser una de las principales manifestaciones del tercer entorno, pero no la única. El tercer entorno puede ser pensado en ámbitos más locales.

Esta obra refuerza la tesis del autor, pergeñada ya en anteriores obras, Cosmopolitas domésticos y Telépolis, con la que pretende dejar claro que la diferencia más importante entre el tercer entorno y los tradicionales estriba en la posibilidad de relacionarse e interactuar a distancia. Frente a los escenarios natural y urbano, en los que los seres humanos están próximos, cuando no visibles, el tercer entorno se caracteriza por la movilidad como atributo virtuoso de las personas, garantizándoles, así, el don de la ubicuidad.

Raúl Mayoral Benito

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Contenido exclusivo para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta. Si aún no eres socio, disfruta de ésta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.