Los oligarcas. Poder y dinero en la nueva Rusia

TÍTULO ORIGINALThe Oligarchs

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mondadori. Barcelona (2003). 623 págs. 23,90 €. Traducción: Francisco Ramos.

David Hoffman, redactor jefe de la sección de Internacional del Washington Post, fue corresponsal de este periódico en Moscú entre 1995 y 2001, en los años finales del mandato de Yeltsin y los inicios del de Putin. La experiencia sobre el terreno, las conversaciones con algunos de los protagonistas de la obra y una abundante bibliografía dan consistencia a su relato sobre la trayectoria de los principales representantes del capitalismo oligárquico que alcanzó su mayor esplendor en la Rusia de la pasada década.

Hoffman traza las vidas paralelas de Anatoli Chubais, Mijail Jodorkovski, Boris Berezosvski y Vladimir Gusinski. Algunos llegaron a ser ministros de Yeltsin, pero esto fue tan sólo la culminación de su carrera por el poder económico. Antes habían aprovechado para sus intereses particulares un escenario de colapso económico y financiero, inseguridad jurídica y descontrol administrativo. Los oligarcas rusos utilizaron los estilos y métodos de los grandes capitalistas americanos del siglo XIX. Como a ellos, no les faltaba audacia y seguridad en sí mismos, y acabaron cayendo en todas aquellas prácticas que la propaganda soviética reprochaba al viejo capitalismo americano: explotar a los bancos, al Estado y a los inversores; manipular el mercado de valores; engullir empresas…

Sin embargo, todos ellos procedían de la nomenklatura o de los institutos científicos oficiales, aunque desde muy jóvenes habían puesto en duda la eficacia del sistema económico soviético. Rondaban la treintena cuando la perestroika les dio la oportunidad de iniciar sus actividades empresariales. Pero en un país sin apenas tradición de economía de mercado, esto se traduciría en especulación y busca del dinero fácil.

De ahí la improvisada liberalización de los precios de 1992-93, la hiperinflación subsiguiente o la dilapidación del patrimonio estatal por medio de los vales de privatización, teóricamente al alcance de todos los ciudadanos pero presa fácil para especuladores carentes de escrúpulos. Se transmitió además a la sociedad el mensaje del enriquecimiento rápido, lo que multiplicó la aparición de “bancos-casino” y de estafas piramidales. Así pues, los deseos de Yeltsin de crear en Rusia millones de propietarios se tradujeron, en cambio, en la aparición de unos pocos centenares de millonarios.

El libro de Hoffman es también una historia económica de la Rusia postsoviética. Pero, más que una crónica de un proceso de acumulación capitalista, refleja una depredación en toda regla, paralela a intrigas políticas y tramas criminales. Sin embargo, los cuatro oligarcas analizados están hoy alejados de la política, en la prisión o el exilio. Han encontrado en su camino a un político de mano de hierro, Vladimir Putin, que no está dispuesto a compartir el poder con ellos.

Antonio R. Rubio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para socios de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres socio conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no eres socio, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.