Los contenidos de los medios de comunicación

Ediciones Deusto. Barcelona (2008). 288 págs. 24,95 €.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Desde hace años no deja de preocupar a los actores implicados (directivos de medios, empresarios, periodistas, académicos y usuarios) el progresivo deterioro de la calidad de los contenidos mediáticos. “Es lo que pide la audiencia”, dicen algunos. Y los índices de medición parecen darles la razón en países como España, donde hace pocos días la cacareada actuación de Chikilicuatre en Eurovisión rozó los 14 millones de espectadores y llegó al 78,1% de audiencia, en el minuto de oro más visto de los últimos seis años.

El estudio realizado por Alfonso Sánchez-Tabernero, profesor de Empresa Informativa y vicerrector de la Universidad de Navarra, es un valioso y documentado diagnóstico del estado de la programación mediática. Y sobre todo un valiente desafío a los creadores de contenidos, desde el momento en que el autor lanza dos hipótesis rompedoras: las demandas del público no constituyen la causa principal de esa tendencia a empobrecer los productos; y la vulgarización de los contenidos es una estrategia empresarial de alto riesgo.

Desde las primeras páginas se percibe el constante esfuerzo del autor por pegarse al terreno, tomar el pulso a la realidad empresarial y creativa, e indagar y analizar alternativas cualificadas. Centrándose en el mundo audiovisual -quizá el más arruinado en materia de calidad-, Sánchez-Tabernero escudriña el horizonte abriendo mucho el objetivo, para no dejar fuera ni nuevas plataformas tecnológicas ni países con culturas mediáticas disparejas que pudieran dar riqueza a su análisis.

Pero luego, al detectar calidad rentable en la competitiva selva de los medios, ajusta el ocular del microscopio para entonces investigar el porqué del éxito de tal o cual producto. Un sólido conocimiento de la literatura especializada y del funcionamiento de la empresa le permite vislumbrar tendencias valiosas para el futuro de la calidad, tanto en el campo del entretenimiento como en el de la información.