Los cinco sentidos del periodista (estar, ver, oír, compartir, pensar)

Los cinco sentidos del periodista estar, ver, oír, compartir, pensar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Fondo de Cultura Económica. México (2003). 96 págs. Edición no venal.

La Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano inaugura una serie de “libros de taller” con las reflexiones presentadas por el veterano reportero polaco Ryszard Kapuscinski en un seminario para periodistas celebrado en Buenos Aires en octubre de 2002. Avaladas por medio siglo de experiencia, son reflexiones agudas y sugerentes, que ayudan a comprender el mundo de los medios y la tarea del periodista. Kapuscinski no aporta soluciones ni medidas concretas, pero sí consideraciones fundamentales que deben guiar la conducta del periodista: sobre todo la de contrastar y respetar las fuentes.

El principal peligro para el periodista actual es la falta de tiempo -algo no estrictamente novedoso-, y para Kapuscinski, la diferencia entre un texto caduco y uno perenne estriba en que en éste el redactor ha sabido plasmar, siquiera en un detalle nimio, lo que él llama “visión universal”. La facilidad para transmitir las noticias y el aumento del valor económico de la información delimitan, para el autor, la llamada “revolución de los medios”. La prensa es hoy un poder, y, supuesto que el poder corrompe (o tiende a hacerlo), no es de extrañar que, como sucede a los poderosos, también la prensa se desvincule de la realidad, la confunda con sus propios intereses, refleje su propio mundo y compita entre sí, creyendo tener más influencia de la que en realidad tiene. La consecuencia, dice Kapuscinski, es que lo que percibimos a través de la prensa es cada vez más irreal, y por eso es conveniente saber relativizarlo.

Igualmente interesantes son sus reflexiones sobre la globalización, vista como pérdida de poder de los Estados, que mientras por abajo se ven acosados por tendencias disgregadoras (nacionalismo, etc.), pierden soberanía por arriba en beneficio de organizaciones que no son democráticas sino burocráticas, y basan su poder en el desinterés de la gente respecto a ellas.

Santiago Mata

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares