Lo femenino

Carlos Goñi

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (1996). 101 págs. 1.000 ptas.

El libro de Carlos Goñi sumerge de una forma amena y fácil de seguir en uno de los temas estrella de nuestro tiempo: la mujer. Y lo hace a través de la observación de la vida cotidiana. Y es que, como dice el autor, “se trata de mirar la realidad con ojos de mujer. Ellas tienen una forma especial de ver la casa, las relaciones sociales, los hijos, el vestido o el sexo; tienen una manera peculiar de hacer deporte, ir de compras, trabajar o rezar; el humor, el amor, la amistad, la familia… son realidades diferentes desde la perspectiva femenina”.

De esta forma, el autor se adentra con acierto en esos tópicos que han hecho a la mujer un ser a veces desconcertante para el hombre. Sin embargo, se echa de menos un análisis más profundo e innovador de las coordenadas que definen la esencialidad de lo femenino. Así, Carlos Goñi concluye que “lo femenino no es una abstracción, si así lo fuera sería muy poco femenino, pues es un rasgo bastante común en las mujeres su capacidad de concreción y su facilidad para habérselas con lo concreto. Del mismo modo las mujeres suelen estar más por las personas que por las ideas, más pendientes de los detalles, de lo práctico que de las teorías”. Cada vez más, estos estereotipos de lo femenino y de lo masculino son ya insuficientes. Queda por descubrir lo que puede llegar a ser lo femenino si logra independizarse y desarrollarse más allá de los roles que la humanidad le ha adjudicado tradicionalmente.

Pero, aun así, el libro no deja de recordar al lector ideas de gran importancia cuando afirma que otro de los motivos por los que el descubrimiento de lo femenino es hoy una labor sin mapa ni herramientas es en una visión incorrecta del hombre y la mujer. “Dicha relación no es dialéctica: un sexo no es la negación del otro -apunta el autor-. Por eso, ha llegado el momento de atender seriamente a la diversidad en todos los niveles, empezando por hacer una Antropología diferencial que tenga en cuenta que el ser humano es radicalmente hombre o mujer, y que ambos constituyen la riqueza del universo de lo humano”.

Hay que tener en cuenta que este es un libro escrito por un hombre, y eso se nota. Y precisamente eso lo convierte en un esclarecedor manual para esos hombres con serias dificultades a la hora de entender a su compañera y para esas mujeres que todavía tienden a pensar la realidad en género masculino.

María Fernández de Córdova