Letras y poder en Roma

Antonio Fontán

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (2001). 431 págs. 21,04 €.

El interés de cierta historiografía por los hechos sociales y los modelos económicos contribuyó sin duda al desinterés por los estudios clásicos. Los autores grecolatinos, punto de referencia para escritores, artistas y políticos desde finales de la Edad Media, fueron arrinconados en beneficio de los índices, curvas y estadísticas. No es casual que esta situación fuera acompañada por un abandono de la filosofía moral basada en el humanismo clásico y su sustitución por concepciones utilitaristas y pragmáticas del hombre y de la Historia. Por eso quien ha dedicado más de medio siglo al estudio de la antigua Roma, al análisis de su lengua, literatura e historia, tiene que ser calificado necesariamente de humanista. Tal es el caso de Antonio Fontán, autor de los estudios filológicos e históricos que conforman Letras y poder en Roma.

Estos artículos y conferencias de Fontán nos introducen en la vida y obra de Tito Livio, Séneca, Marcial, Quintiliano o san Agustín, junto con sugestivas reflexiones sobre las aportaciones de Hispania y el mundo cristiano a Roma. Se trata de un libro concebido para despertar el interés por la lectura de los clásicos de Roma, una tarea que enriquece la personalidad y la experiencia humanas. Los clásicos glosados por Fontán tienen mucho del modelo de “vidas ejemplares”, en la línea de Plutarco o Tito Livio. El autor ofrece un minucioso retrato de personajes que, en sus obras o palabras, se han convertido en paradigmas del amor a la libertad o a la patria, o del interés por el bien público. Son héroes cívicos, modelos en los que se reconoce el autor del libro, hombre que, como algunos de ellos, ha combinado los ideales y la acción, la cultura y la política. En el fondo, tanto el libro como toda la labor intelectual de Fontán se ajustan al lema de Tito Livio: docere, delectare et movere.

Antonio R. Rubio