·

Las 500 dudas más frecuentes del español

Espasa.

Barcelona (2013).

512 págs.

24,90 €.

Continúan publicándose excelentes libros que tienen como objetivo ayudar a emplear correctamente la lengua y corregir los usos equivocados tanto en el lenguaje oral como en el escrito. Es lo que intenta, por ejemplo, El buen uso del español, publicado recientemente por Espasa; Manual de Redacción, de Luis Ramoneda; y es el fin de Las 500 dudas más frecuentes del español de hoy, un libro muy práctico que contiene una información muy útil y asequible para todas aquellas personas que deseen mejorar el uso del español.

El libro está concebido en forma de preguntas y respuestas. Las preguntas proceden de las dudas más habituales que surgen cotidianamente en la conversación, en la escritura y en lo que oímos y leemos en los medios de comunicación. Algunas de las preguntas que aparecen, para hacerse idea de cómo está concebido el libro y cuál es su contenido, son las siguientes: ¿Por qué no llevan tilde palabras como volumen, joven, imagen, examen o gravamen? ¿Qué es un hiato y cuándo se acentúa?¿Se escribe profesor de matemáticas o profesor de Matemáticas? ¿Qué diferencia de uso hay entre una coma, un punto y un punto y coma? ¿Hay que escribir los números con cifras o con letras? ¿Cómo se forma el plural de una abreviatura? ¿Está bien dicho “Solo me faltaron dos preguntas de contestar”? ¿El día después o el día de después? ¿Se puede usar la expresión “es cuando”? ¿Significa lo mismo bienal que bianual? ¿Cómo se citan las palabras de otro? ¿Se dice “mutatis mutandi” o “mutatis mutandis”? ¿Es adecuado usar emoticonos? ¿Se puede usar la @ para referirse a los dos géneros a la vez?

Un grupo de preguntas abordan cuestiones fónicas y gráficas, como el uso de los signos de puntuación, la escritura de los números, las abreviaturas o los recursos tipográficos. Otras preguntas se refieren a dudas gramaticales: problemas de concordancia, queísmo, dequeísmo, leísmo, loísmo, conjugación verbal… El léxico y el significado de las palabras forman otro grupo de dudas, donde se aborda también la escritura de los extranjerismos y los latinismos. Por último, se proporcionan soluciones para “problemas específicos que se plantean al redactar cierto tipo de textos”.

El deseo de los autores, profesores del Instituto Cervantes, es ajustarse a la norma culta del español de hoy, sabiendo que ha habido cambios recientes que todavía no se han asimilado y teniendo en cuenta también que la lengua es un organismo vivo, en continuo movimiento, y que algunas soluciones actuales pueden cambiar en el futuro. A la hora de proporcionar la mejor solución, acuden siempre al criterio de la Real Academia de la Lengua. El libro es muy divulgativo y está dirigido no a especialistas sino a cualquier usuario de la lengua española.

Para los autores, la duda en el uso correcto de la lengua tiene un significado positivo, pues aunque “puede llegar a ser un problema grave cuando nos impide tomar decisiones”, se convierte también “en un acicate si es un instrumento para la reflexión y el conocimiento más preciso de las cosas”.

Abren los autores el prólogo reproduciendo una cita del conde de Rebolledo, poeta y diplomático del siglo XVII, que enmarca muy bien los objetivos de este manual: “Todo lo ignora quien nada duda”.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.