La transición audiovisual pendiente

Manuel Campo Vidal

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones B. Barcelona (1996). 173 págs. 1.990 ptas.

Desde hace algunos meses los medios de comunicación hablan de la inminente llegada de la televisión digital y por cable a España. Un desembarco que se produce en un marco de cierta incertidumbre y en el que convergen muchos intereses.

El libro de Manuel Campo Vidal, vicepresidente de Antena 3, constituye una interesante visión sobre las consecuencias que la “revolución interactiva” tendrá en el medio televisivo. Ofrece también una buena aproximación a los movimientos empresariales al respecto, útil sobre todo para hacerse idea del proceso de internacionalización, concentración y alianzas, a un lado y al otro del Atlántico.

Pero La transición audiovisual pendiente es también un manifiesto a la vista de las deficiencias del actual régimen jurídico audiovisual español y de las particularidades de la financiación de las televisiones públicas, que distorsionan el mercado. Aquí Campo Vidal hace una llamada a promover las alianzas empresariales españolas y europeas para hacer frente al predominio norteamericano. Esto último se basa en una clara exposición de las debilidades (empresariales) y también de las fortalezas españolas (400 millones de hispanohablantes).

La pregunta que Marcelino Oreja se hace al prologar el libro es clave: ¿Correrá la “aldea global” el peligro de convertirse en una “aldea trivial” donde no circulen más que programas normalizados y uniformizados? Es un pena que Campo Vidal se limite a dar por supuesto que una televisión no americana es, per se, una garantía al respecto. A no ser que consideremos que el sabor local de ciertas series nacionales o el solo hecho de que hablen español las hace menos triviales o mejores. Para eso más vale hablar de que Europa -o España- no deben perder el tren “económico” de la revolución interactiva y olvidarse de la cultura. Quizá eso es lo que verdaderamente preocupa.

Isabel Herrera

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares