La personalidad del Beato Josemaría Escrivá de Balaguer

Varios Autores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (1994). 261 págs. 2.600 ptas.

Dentro de la amplia gama de estudios biográficos sobre el Beato Josemaría Escrivá de Balaguer, este libro pretende mostrar distintas facetas de su personalidad a partir de los propios textos del Fundador del Opus Dei.

La obra reúne diez breves ensayos, todos ellos aparecidos en diversas publicaciones especializadas, que ahora se ponen al alcance de un público amplio. Todos los autores tuvieron un trato intenso con el Beato Josemaría, sobre todo Mons. Javier Echevarría, actual Prelado del Opus Dei, que firma el epílogo.

En uno de los ensayos, el filósofo Leonardo Polo destaca la unidad de vida como una de las características esenciales de la personalidad del Fundador del Opus Dei. Y define esa unidad vital como “multiplicidad de facetas desplegadas en armonía”. Es una buena expresión para calificar el retrato del Beato Josemaría que resulta de los diversos aspectos analizados en el libro: su personalidad histórica (José Orlandis), su visión de la educación y de la Universidad (Víctor García Hoz y José Luis Illanes), su elevado concepto de la libertad (José Ramón Pérez Arangüena), la dignidad (Javier Hervada) y la vida humana (Leonardo Polo), su modo de entender el trato con Dios (Pedro Lombardía), la práctica del cristianismo (José Morales), el amor (Mons. Javier Echevarría)…

Como puede verse, el libro ofrece una rica antropología cristiana a través de la vida y de la espiritualidad del Beato Josemaría. Se trata de una antropología que aporta numerosas respuestas a los principales interrogantes que se plantea el hombre de hoy. Sobre todo ésa que el Beato Josemaría sintetizó así en una Carta de 1940: “El cristianismo es la única doctrina donde encontrarán firme fundamento y seguro progreso todas las instancias nobles del vivir humano”.

Jerónimo José Martín