La palabra escrita

Mercedes Salisachs

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ediciones B. Barcelona (2003). 200 págs. 15 €.

La escritora catalana Mercedes Salisachs (Barcelona, 1916) ocupa un lugar destacado en la historia de la novela contemporánea española. Ha escrito novelas que se siguen leyendo con interés, como La gangrena, El volumen de la ausencia, La conversación y Desde la dimensión intermedia, aunque la crítica no siempre ha valorado su importancia. Esto puede deberse a que Salisachs se ha mantenido fiel a unos esquemas literarios tradicionales, en la órbita de la novela psicológica-realista, y a que huye deliberadamente de una serie de temas y motivos que rebajan la condición humana.

La palabra escrita es una apasionada y subjetiva reflexión sobre el arte de escribir. La autora no intenta transmitir unas reglas universales ni proporcionar a los escritores noveles, a quienes va dirigido el libro, reglas inmutables ni técnicas exitosas sobre el oficio. Salisachs parte de su experiencia personal, del análisis de sus novelas, del comentario personal sobre cómo se fue haciendo como escritora.

Salisachs habla del papel de la lectura, especialmente de los clásicos, en la formación de los escritores; de cómo construye sus novelas partiendo de la idea y del argumento; cómo surgen sus creaciones; su relación con el estilo y las palabras; el tratamiento de los personajes. Con sentido común, advierte sobre los excesos descriptivos, el peligro de los adjetivos calificativos y los errores de redacción más frecuentes. Los escritores deben caracterizarse por el amor a las palabras (“nada desvirtúa tanto una narración o cualquier escrito como la pobreza idiomática”), a la paciencia (“nunca doy por terminada una novela sin haber hecho al menos tres versiones”) y a la capacidad de trabajar desde el silencio.

Se trata de un sencillo manual que contiene sugerencias que van al fondo del asunto -por qué se escribe- y también sencillos consejos, siempre basados en la experiencia personal. No conviene leer este libro como un manual; no es la intención de la autora. Lo mejor es dejarse sorprender y leerlo con espíritu abierto, dispuestos a sintonizar con la experiencia radical y absorbente de una escritora.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares