La Iglesia católica en la segunda mitad del siglo XX

José Orlandis

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Palabra. Madrid (1998). 304 págs. 3.400 ptas.

Acaba el siglo y los historiadores empiezan reflexionar acerca de los últimos cincuenta años. Entre las claves de la época resalta una: la relevancia de la Iglesia Católica en el panorama internacional.

Desde el papel de Pío XII en la Segunda Guerra Mundial, la celebración del Concilio Vaticano II, hasta la intervención de Juan Pablo II en la caída del comunismo, la Iglesia ha acaparado la atención no ya del mundo católico, sino de la opinión pública universal. Como sostiene José Orlandis, “la Iglesia se ha hecho más ‘católica’, esto es, más representativa de la universalidad de los pueblos del orbe”.

A nadie se le escapa la provisionalidad de una visión histórica sobre hechos tan cercanos cronológicamente. Sin embargo, tiene el valor de ser la mirada de un prestigioso historiador, José Orlandis, que a la vez es testigo de los acontecimientos. Son especialmente interesantes los primeros capítulos, que recogen la vida de la Iglesia desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el turbulento postconcilio de Pablo VI. De manera clara, se alterna la relación objetiva con una interpretación rigurosa de los hechos que facilita su comprensión. La segunda parte del libro, sobre el actual pontificado de Juan Pablo II, es más arriesgada por ser la más reciente. Orlandis no se contenta con recoger los acontecimientos más relevantes de estos últimos veinte años, sino que hace un análisis distinto de los acercamientos más periodísticos a los que estamos acostumbrados.

Escrito con sencillez y amenidad, el libro gustará a todo tipo de públicos, aunque sea especialmente adecuado para aquellos que se han incorporado a última hora a este apasionante siglo XX.

Arturo Matueles

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares